Pekín. Las exportaciones e importaciones de China y su superávit comercial se dispararon en mayo, un testimonio de la fortaleza subyacente en la tercera economía más grande del mundo en medio de las medidas de Pekín para evitar un recalentamiento en su mercado de propiedades.

Algunos economistas dijeron que el alza en las exportaciones sería de corta vida dado los problemas de deuda en Europa, el mayor mercado extranjero del país, pero varios dijeron que revivirá el debate acerca del momento adecuado para una largamente esperada apreciación del yuan.

"Esto apoyara a quienes argumentan a favor de un cambio en la política, puesto que reduce la incertidumbre a corto plazo sobre las exportaciones", dijo Wensheng Peng, un economista de Barclays Capital en Hong Kong.

Las cifras no fueron una sorpresa luego de que fuentes dijeron este miércoles a Reuters que las exportaciones habían crecido 50% con respecto al mismo período un año atrás.

Esto dio impulso a los mercados financieros globales, ya que los inversores se mostraron aliviados porque la demanda global se estaría comportando mejor que lo que muchos temían.

Pero Peng dijo que el debate en Pekín gira más en torno a introducir una mayor flexibilidad en el yuan que a impulsar su valor. Por eso, cualquier alza sería moderada y gradual.

"La reforma será más sobre incrementar las variaciones de dos vías en la tasa cambiaria", declaró Peng.

Superávit comercial. Las exportaciones de China subieron 48,5% en mayo con respecto al mismo período un año atrás y las importaciones aumentaron 48,3%, dijo este jueves la Administración General de Aduanas.

Esto da a China un superávit comercial de US$19.530 millones, un abrupto repunte desde los US$1.700 millones en abril.

El pronóstico promedio en un sondeo entre 32 economistas consultados por Reuters fue que las exportaciones crecerían 32% y que las importaciones subirían 45%, con un superávit comercial previsto de US$8.800 millones.

Las cifras oficiales también mostraron una fuerte presión alcista en los precios de las propiedades, que se encarecieron 12,4%, cerca del récord alcanzado en abril al 12,8%.

Pese a un crecimiento económico de dos dígitos, las repetidas medidas de Pekín contra la especulación inmobiliaria dejaron a la bolsa de Shanghái con uno de los peores desempeños mundiales en el 2010, con pérdidas de más de 20%.

Las exportaciones crecieron 9,9% desde abril. Tras hacer ajustes en el calendario para considerar la cantidad de días hábiles, el incremento fue de 10,9%, indicó la Administración de Aduanas.