Beijing. La tasa de crecimiento económico de China podría haber tocado fondo en el tercer trimestre de 2012, pero una mejora en la demanda de mercado podría conducir a un leve repunte en el cuarto trimestre, según estimaciones oficiales.

El crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del país en 2012 sobrepasará ligeramente la meta del 7,5% establecida por el gobierno chino, afirmó el martes Yu Bin, director del Departamento de Investigación Macroeconómica del Centro de Investigación de Desarrollo adscrito al Consejo de Estado, gabinete chino, durante una entrevista con Xinhua.

La diferencia entre el crecimiento económico real y la meta gubernamental anual será la menor en comparación con la registrada durante la década pasada, aventuró el funcionario chino.

Yu atribuyó el repunte al relajamiento monetario entre las principales economías globales, incluyendo Estados Unidos, la Unión Europea y Japón, lo cual podría ayudar en la estabilización de los mercados financieros e impulsar la confianza de los consumidores.

La producción fabril de China, seriamente dañada por la anémica demanda exterior, ha mostrado señales de recuperación, de acuerdo con los economistas. Datos oficiales muestran que los fabricantes chinos recibieron más nuevos pedidos en septiembre que en agosto, gracias a un aumento de la demanda en el mercado internacional.

Fomentado por la emergente inversión en infraestructuras y la recuperación del mercado de los bienes inmuebles, la demanda nacional también ha mostrado una tendencia ascendente, dijo Yu, citando el crecimiento del 20,5% en la inversión en activos fijos y el crecimiento del 11,6% en las ventas al por menor registrados durante los primeros tres trimestres.

Yu predijo que el Indice de Precios al Consumidor (IPC), el principal barómetro de la inflación, podría crecer por debajo del 3% en 2012.

Las estadísticas oficiales muestran que el IPC del país registró un aumento interanual del 1,9% en septiembre, mientras que la cifra se situó en el 2% en agosto. La tasa es bastante inferior a la meta del 4% establecida por el gobierno para este año.

Los esfuerzos gubernamentales por contener la inflación y la débil exportación redujeron el crecimiento del PIB de China al 7,4% en el tercer trimestre del año, cumpliendo así siete trimestres de declive.