El crecimiento económico en Estados Unidos se desaceleró más a lo previsto en el cuarto trimestre debido a que un desplome en los envíos de soja pesó sobre las exportaciones, pero un gasto del consumidor estable y el aumento de la inversión de las empresas sugiere que la economía seguirá expandiéndose.

El producto interno bruto (PIB) subió a una tasa anual de 1,9%, dijo el viernes el Departamento de Comercio en su primera estimación del PIB del cuarto trimestre de 2016. Eso fue una fuerte desaceleración desde el ritmo de crecimiento de 3,5% del tercer trimestre.

Con eso, la economía estadounidense creció sólo un 1,6% en 2016, el ritmo más débil desde 2011.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que el PIB de Estados Unidos subiera a una tasa de 2,2% en el cuarto trimestre.