Pekín. El crecimiento del sector fabril de China estaba cerca de estancarse en junio aún cuando han disminuido las presiones a los precios, mostró el jueves un sondeo, reflejando el impacto del ajuste de la política monetaria y una débil demanda global.

El índice avanzado de gerentes de compras (PMI, por su sigla en ingles) de HSBC, el indicador de actividad industrial en China que está disponible de manera más temprana, retrocedió a 50,1 en junio, su mínimo desde julio del 2010.

Un sub-índice para nuevas órdenes también cayó a su mínimo desde julio del 2010.

La lectura anticipada estuvo levemente por encima del nivel de 50 puntos que separa la expansión de la contracción y se compara con la lectura final de 51,6 en el PMI de HSBC para mayo.

"La demanda se está enfriando gracias al efecto de las medidas de ajuste y la debilidad en los mercados externos", dijo Qu Hongbin, economista en jefe para China de HSBC.

Qu dijo que el temor de un brusco aterrizaje para la economía china "no está justificado" porque la producción industrial aún está creciendo a cerca de un 13% interanual.

"La buena noticia es que las presiones inflacionarias comenzaron a debilitarse significativamente en junio en medio de una ralentización de la demanda", hizo notar.

La mayoría de los analistas creen que el crecimiento económico de China se está desacelerando de manera ordenada.

El PMI adelantado está diseñado para ofrecer una visión previa de los datos finales, que serán reportados el 1 de julio junto con el PMI oficial.