La crisis financiera internacional sería la excusa perfecta para que muchas empresas hondureñas sean exoneradas del incremento salarial de 2012.

De acuerdo con varias cláusulas que se manejan en el documento sobre el nuevo mecanismo de fijación del salario mínimo, los empresarios podrán alegar ser afectados por las crisis económicas mundiales y desastres naturales con el objeto de aplicar un porcentaje de 2% y 3%.

El documento reza que "en el caso de que los indicadores anticipatorios señalen una alta probabilidad de recesión económica, sería importante implementar un reajuste inferior al que indica la regla.

Similarmente, para el caso de "shocks" negativos o impactos adversos de carácter sectorial, que afecten seriamente un sector o un tamaño de establecimiento de un sector".

Menciona que el enfoque es aceptar la evidencia del impacto negativo, considerar para el sector afectado un reajuste del mínimo significativamente inferior al promedio y mantener a ese sector en esa situación hasta que mejore y pueda, paulatinamente, reincorporarse al salario mínimo sectorial y por tamaño que le corresponda.

Este elemento fue confirmado por Aline Flores, presidenta de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa (CCIT), "nosotros hacemos un llamado para que busquemos soluciones, se necesita hacer un pacto social, educativo y fiscal, donde se puedan negociar todos estos temas, hablamos de socarnos la faja todos los hondureño".

Agregó que "tenemos que buscar un espíritu de mejorar la calidad de vida de las personas, y eso se puede comenzar a lograr con una negociación no política, como lo sucedido en 2009, cuando se incrementó en 60% el salario y ahora no podemos ser competitivos en la región".

Jesus Canahuati, empresario maquilador, detalló que el análisis de la nueva metodología aplicable al salario mínimo seguirá la próxima semana, con todos los sectores involucrados.

"Vamos a conocer en detalle la nueva fórmula para hacer los análisis respectivos, y en eso trabajaremos, una vez que sepamos cómo se opera, veremos cómo impactará en cada sector". La nueva fórmula incluye el análisis del elemento de productividad en cada uno de los rubros, junto al índice de inflación anual.