La crisis política de Brasil parece estar teniendo un impacto neutral en la inflación, dijo el presidente del banco central Ilan Goldfajn, lo que sugiere que la incertidumbre generada en torno a la presidencia de Michel Temer podría no incidir en la política monetaria del organismo.

"Todo parece indicar que estamos yendo por la trayectoria prevista", dijo Goldfajn en una entrevista con GloboNews TV transmitida el jueves tarde. "Parece que quizás los efectos inflacionarios y desinflacionarios se han anulado el uno al otro, o que no ha habido efectos", sostuvo.

El banco central ha estado indicando desde su última reunión en mayo que el aumento de la incertidumbre política por una acusación por corrupción contra el presidente Temer podría dar paso a una desaceleración en el ritmo de recortes de tasas de interés.

Las autoridades del banco central han recortado la tasa referencial Selic de Brasil en 400 puntos base desde octubre, dejándola en 10,25%, y se esperan más disminuciones hasta llegar al 8,25% en diciembre, de acuerdo a un sondeo semanal.

"Lo importante es que siempre estaremos monitorizando (el escenario) para asegurarnos de poder movernos hacia una dirección u otra. Estamos caminando justo por el medio por ahora", explicó Goldfajn.