Nueva York. El euro subió frente al dólar este jueves ante el optimismo de que los encargados de políticas europeos serán capaces de controlar la crisis política y de deuda en Portugal, aunque los niveles de resistencia técnica podrían frenar un alza de corto plazo.

Se espera que la caída del gobierno portugués tras la renuncia de su primer ministro domine la cumbre de líderes europeos de este jueves y viernes, con Lisboa bajo intensa presión para pedir un paquete de rescate.

El euro se mantuvo fuerte, subiendo por encima de los US$1,42, mientras operadores dijeron que la mayor parte de las ventas por los temores sobre Portugal ya habían ocurrido. Sin embargo, las alza del euro parecían limitadas, dadas las barreras de opciones en torno a los US$1,4250 y la fuerte resistencia cerca de los US$1,4280, el máximo de noviembre.

"La historia de Portugal ya estaba muy internalizada en los precios", dijo Samarjit Shankar, director gerente de estrategia global de divisas de BNY Mellon en Boston.

"Dada la rapidez de los eventos en Portugal y la caída del gobierno, puede haber algo que salga de la cumbre de hoy y mañana", agregó.

El euro subió hasta los US$1,42206 en la plataforma EBS. Luego operó con un alza de 0,6% a US$1,4171.

La moneda única había llegado antes a un mínimo de US$1,40534 en la plataforma EBS, después de que Moody's rebajara la calificación de 30 bancos españoles en uno o dos escalones, aunque principalmente no a los mayores actores del sector.

El primer ministro de Portugal, José Sócrates, renunció el miércoles luego de que el parlamento rechazó los últimos planes de austeridad por parte del gobierno que apuntaban a evitar un rescate financiero de la UE.

Fitch rebajó el jueves la calificación de la deuda portuguesa en dos escalones, afirmando que el riesgo financiero del país había aumentado después de que el parlamento había rechazado aprobar las reformas de austeridad y de la renuncia de Sócrates.

La moneda única fue apuntalada por los diferenciales de rendimiento, ya que es probable que las tasas de interés de la zona euro suban en el corto plazo para contrarrestar las presiones inflacionarias, mientras que los tipos en Estados Unidos se mantendrían bajos.

La Reserva Federal "todavía es bastante cauta, y las últimas cifras indican que todavía hay tiempo para esperar y ver cómo se desarrollan los datos económicos", dijo Shankar de BNY Mellon.

Contra el yen, el dólar cerró con pocos cambios a 80,97 yenes. Los actores del mercado permanecieron preocupados de que Japón pueda intervenir más si el dólar baja de los 80 yenes, especialmente si tal movimiento ocurre en operaciones volátiles.