La presidenta aseguró que la implementación del Plan Nacional Estratégico de Seguros singnificará una inyección de "más de 7 mil millones de pesos para inversiones productivas y en infraestructura".

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció este lunes la remisión al Congreso de una nueva norma destinada a contar en el país con un Plan Estratégico del Seguro para los próximos ocho años, y un proyecto de ley de Reforma de la Oferta Pública destinado a dar un marco legal acorde al mercado de capitales.

"Tenemos un mercado de capitales al que agregamos las aseguradoras para seguir incentivando la inversión", dijo la jefa del Estado este lunes a la tarde, en la presentación de los proyectos de ley del Plan Estratégico del Seguro 2012/2020 y el Proyecto de Ley de Reforma de Oferta Pública.

La presidenta señaló que el proyecto de ley preparado por el Ejecutivo para el mercado del seguro pretende dar "una vuelta de página al destino muy importante de los fondos que hoy tienen las aseguradores, que estaban fundidas y quebradas tras la crisis de 2001 y por la cual cerraron 120 compañías".

El proyecto avanza en establecer "mediante un inciso K en la reglamentación de las aseguradoras para introducir modificaciones en el destino de los ingentes recursos con que cuentan las aseguradoras", de manera que esos fondos puedan también ser destinados a la producción.

Con esta medida, la presidenta -en su presentación realizada en el Museo del Bicentenario- dijo que se podrá "pasar de inversiones cortas de carácter financiero a otras de carácter productivo y de más largo plazo".

Así como en el caso de las Aseguradoras del Riesgo del Trabajo (ART) se fijó un piso mínimo de cinco por ciento del stock de fondos en su poder hasta un máximo de 10%.

En tanto, en "las aseguradoras que tienen un riesgo más a mediano plazo se establece un mínimo de diez por ciento y un máximo del veinte por ciento", explicó la presidenta.

En el caso de las que tienen un riesgo de más largo plazo como las aseguradoras de vida, "el piso será del doce por ciento y un techo del treinta por ciento".

"Esto va a significar en números que de los 88 millones de pesos actuales (US$18,5 millones)  que se destinan a inversiones productivas, pasar a más de 7.000 millones de pesos (US$1.475,6 millones) de acá al 31 de mayo de 2013, para inversiones productivas y de infraestructura", precisó la jefa del Estado mandataria.

Fernández de Kirchner resaltó que esos 88 millones representaba 0,004% del PBI y tras la sanción de la nueva regulación será equivalente al 0,29% del PBI, "lo que significa una inyección de fondos, no a los bancos sino a la actividad productiva".

Cristina destacó que esta proyecto "viene en consonancia con lo que el gobierno viene haciendo desde que se declaró esa terrible crisis en 2008" en los países más desarrollados.

Al referirse al proyecto de Ley de Reforma de Oferta Pública, destinado a regular los mercados de capitales, la jefa de Estado dijo que se busca "dar un nuevo marco institucional a un mercado de capitales para que sea más transparente, más accesible y simplificado para todos los compatriotas".

Tras las crisis sucesivas "era necesario reconstruir confianza y para ello hay que regular", dijo la Presidenta en otro tramo de su discurso, al plantear que "con este proyecto de ley que viene a suplantar legislación vigente de la etapa de la dictadura" se podrá contar con "instrumentos de ahorro" a nivel local y "sacarse esa idea de la cabeza que era mejor invertir afuera".

Este proyecto de ley otorga además nuevas facultades a la Comisión Nacional de Valores (CNV) en lo que respecta a las calificadoras de riesgo.

Cristina dijo que el rol que cumplen actualmente las calificadoras son "ese gran verso internacional, esa gran estafa internacional" que "califican de acuerdo a sus propios intereses y a los clientes que más les pagan".

"Estamos creando esta participación del Estado en cómo se define el riesgo y establecer un claro contralor para que digan la verdad", explicó la Presidenta respecto al espíritu de la nueva norma.