Buenos Aires. "Argentina paga", colgó en su cuenta de la red social Twitter la presidenta argentina, Cristina Fernández, después de que su Gobierno anunciara que depositó fondos para pagar a los acreedores de deuda reestructurada.

Con esta frase la presidenta encabezó un mensaje en el que se hizo eco del comunicado que leyó el ministro argentino de Economía, Axel Kicillof, con el anuncio del pago a los bonistas que entraron en los canjes de 2005 y 2010.

Apenas unos minutos después de que el ministro anunciara la decisión argentina de cumplir con sus compromisos con los bonistas de la deuda reestructurada, el juez estadounidense Thomas Griesa fallaba en contra del país de nuevo.

Griesa rechazó una medida cautelar solicitada por Argentina para poder cumplir con los pagos a los acreedores que entraron al canje sin riesgo de embargo por parte de fondos especulativos a los que el juez dio la razón en su reclamo de cobrar los importes íntegros de la deuda.

En su fallo, Griesa recuerda que nombró al abogado especialista en litigios financieros Daniel Pollack para facilitar las conversaciones entre Argentina y los llamados "fondos buitre".

"El tribunal entiende que esas negociaciones incluirán el manejo de futuros pagos a los tenedores de bonos reestructurados", aventuró hoy Griesa.