Buenos Aires. La presidenta argentina, Cristina Fernández, expresó la voluntad de Argentina de cumplir con el 100% de los acreedores de la deuda, pero pidió que se le garantice el poder negociar en condiciones "justas y equitativas".

En el marco de los actos de celebración del Día de la Bandera en la ciudad de Rosario, Fernández aseguró que se necesitan esas condiciones para poder negociar, porque Argentina ha "dado muestras" de ser capaz de hacerlo.

"Nosotros queremos cumplir con el cien por cien de los acreedores, con el 92,4% que se acogieron al canje (de deuda entre 2005 y 2010) y con los que no. Solo pedimos que nos generen condiciones de negociación justas y de acuerdo a la Constitución argentina, las leyes nacionales y los contratos que firmamos", subrayó. EFE

La mandataria reiteró que Argentina "está dispuesta a dialogar, pero en el marco de las leyes" y anunció que ha dado instrucciones al ministro de Economía, Axel Kicillof, para que los abogados que representan al país soliciten al juez neoyorquino Thomas Griesa que genere las condiciones para llegar a un acuerdo "beneficioso e igualitario".

"Hay leyes que hay que cumplir aquí (en Argentina) y en el país donde se generó la sentencia (Estados Unidos)", remarcó en alusión al fallo de Griesa, que dio la razón a los fondos especulativos que reclaman a Argentina el pago íntegro de una deuda de US$1.330 millones.

"Para mí sería muy fácil prometerle a cualquiera la luna, como hicieron los que nos precedieron a Néstor (Kirchner) y a mí", prosiguió Fernández, "pero no cuenten conmigo para hacer cualquier cosa, sí para hacer lo que debo y cumplir con mi deber. Nunca rifar la Patria", añadió.

La mandataria recordó que Argentina "ha descubierto la segunda reserva de gas más importante del mundo, y la cuarta de petróleo no convencional".

"Los que revolotean no lo hacen solo sobre las finanzas, también sobre los recursos naturales", afirmó.

Por eso, instó a la unidad de toda la clase política argentina y pidió "sobreponerse a las banderías ideológicas y partidarias, y pensar primero en la República Argentina y en sus propios hijos".

"La unidad hace a la fuerza", aseveró.

Argentina está en riesgo de default (suspensión de pagos) tras la decisión adoptada por la Corte Suprema estadounidense, que el lunes dejó en firme una sentencia del juez neoyorquino Thomas Griesa que obliga al país suramericano a pagar a los fondos especulativos bonos en mora por US$1.300 millones, una deuda que con intereses asciende a US$1.500 millones.

Dos días después, la Corte de Apelaciones de Nueva York suspendió las medidas cautelares dictadas por Griesa que impedían embargar activos argentinos para pagar a los fondos especulativos.

Los fondos denunciantes rechazaron entrar en los canjes de deuda lanzados por Argentina en 2005 y 2010, a los que se adhirieron más del 92% de los acreedores aunque incluían importantes quitas en los montos originales.