La presidenta argentina Cristina Fernández, llegó este lunes a Alemania para reunirse con diversas autoridades del país germano.

En la serie de reuniones que sostendrán los representantes de ambos gobiernos, las autoridades trasandinas intentan bajarle el tono a uno de los temas que el gobierno alemán pretende abordar en los encuentros: la deuda que mantiene con el Club de París, y con Alemania en particular.

Según publica Clarin, el cancilller Héctor Timerman negó que la cuestión de la deuda vaya a ser una tema central en la charla entre Angela Merkel y Cristina Fernández.

Los funcionarios alemanes aseguran, en cambio, que es obvio que entre las mandatarias hablarán de esa cuestión, pero tampoco esperan grandes anuncios ni enfocarán la charla solo en esa temática delicada.

El embajador argentino en Alemania, Victorio Taccetti, no descartó que en la reunión bilateral entre las mandatarias se aborde la cuestión de la deuda.

De acuerdo a palabras de Taccetti, tanto el gobierno argentino como el alemán destacan la vocación de los Kirchner de pagar la deuda con el Club de París, que asciende a US$6.700 millones, de los cuales el 30% se le debe a Alemania.

Argentina y el Club de París deben resolver primero una diferencia determinante: "Aceptamos pagar, queremos hacerlo, pero sin que ello incluya el control del FMI. Con el Fondo, nada", aseguraron fuentes al mismo medio.

El gobierno argentino tiene la disposición, pero quiere evitar que el FMI vuelva a hacer una revisión de las cuentas públicas, para evitar polémicas, sobre todo, en cuestiones delicadas como el cuestionado funcionamiento del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).