La deuda pública federal de Brasil -incluyendo la interna denominada en reales y la externa en moneda extranjera- alcanzó 2,78 billones de reales (US$678.000 millones) a fin de 2015, un aumento de 24,8% en el año y el mayor nivel de la serie histórica iniciada en 2004, informó este lunes el Tesoro Nacional.

En valor nominal, el aumento de la deuda pública brasileña fue de 556.000 millones de reales (US$135.600M) en el año pasado.

Según el informe, el crecimiento de la deuda se vincula sobre todo al pago de intereses, que sumaron 367.670 millones de reales (US$89.675M), el mayor volumen anual de la historia.

En los últimos diez años, la deuda pública del país sudamericano tuvo un aumento superior al 100%, tomando en cuenta que sumaba 1,15 billón de reales (US$280.040M, a valores actuales) a fin de 2005.

El Tesoro informó que más de 400.000 millones de reales (US$97.500M) de esa expansión corresponden a emisiones de títulos públicos con la finalidad de capitalizar al Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), el mayor banco de fomento del país.

Para fin de 2016, el gobierno estima que la deuda pública superará la barrera de los 3 billones de reales (US$731.700M).

Se estima que las necesidades de financiamiento neto de la deuda por medio de la emisión de títulos alcancen los 589.000 millones de reales (US$143.600M) en 2016.

La trayectoria de crecimiento de la deuda pública brasileña provocó que, en la segunda mitad del año pasado, las principales agencias de clasificación de riesgo rebajaran el rating soberano de Brasil, que perdió de esa manera el llamado "grado de inversión" que certifica la capacidad de un país de honrar sus compromisos financieros.

El porcentaje de la deuda total que vence en 12 meses es de 21,6%, ante 24% en diciembre de 2014, y el plazo medio de la deuda total terminó en diciembre en 4,6 años.