La Habana. El gobierno cubano aprobó extender el plazo para llevar a cabo un plan de despidos de más de un millón de empleados estatales en los próximos años, dijo el martes la prensa local, en medio de las reformas económicas que intentan reducir al Estado y expandir el pequeño sector privado.

Granma, el diario del gobernante Partido Comunista, dijo que el presidente Raúl Castro encabezó una reunión del Consejo de Ministros, en la cual solicitó más tiempo para realizar ajustes al plan de "disponibilidad laboral" y la reubicación de trabajadores en otros sectores con déficit de mano de obra.

En un comunicado del gobierno, el diario dijo que "fue aprobada la propuesta para extender el cronograma de ejecución del proceso de disponibilidad laboral, basado en principios fundamentales como el de mantener las plantillas congeladas (...) y priorizar los cambios a formas de empleo no estatal".

Sin embargo, no precisó cómo ni cuándo empezarían los despidos. El recorte de los primeros 500.000 empleados públicos estaba previsto para cerrar en el primer trimestre del 2011.

La reducción de un 10% de la plantilla del Estado es un elemento cardinal en las reformas impulsadas por Castro, que flexibilizó las regulaciones para dar mayor expansión al pequeño sector privado y absorber a los desempleados.

La información no precisó cómo ni cuándo empezarían los despidos. El recorte de los primeros 500.000 empleados públicos estaba previsto para cerrar en el primer trimestre del 2011.

"El General de Ejército (Raúl Castro) insistió en que una tarea de esta dimensión donde se incluyen tantas personas, requiere de tiempo, de crear las condiciones organizativas para su implementación", dijo el diario.

"Raúl reiteró la premisa de que ningún cubano quedará desamparado", agregó.

En febrero, el presidente cubano admitió un "retraso" en el inicio del plan y "alertó que una tarea de esta magnitud que afecta de un modo u otro a tantos ciudadanos no puede enmarcarse en plazos inflexibles".

El Estado ha dicho que los trabajadores "disponibles", un eufemismo para referirse a los despidos, podrán ser reubicados en sectores como la agricultura, la construcción o la educación.

Según Granma, el gobierno dijo también que "el Consejo de Ministros acordó extender a todas las actividades no estatales la autorización para contratar trabajadores y continuar el proceso de flexibilización del trabajo por cuenta propia".

La economía cubana está controlada por el Estado, que emplea a alrededor del 85% de la fuerza laboral, según datos oficiales hasta el 2009.

Más de 200.000 nuevas licencias para trabajo privado han sido concedidas desde octubre, en comparación con los 150.000 permisos que existían previamente, según cifras oficiales.

El trabajo por cuenta propia fue autorizado en 1993 después de la caída de la Unión Soviética, que hundió a la isla en una crisis, aunque estuvo severamente restringido hasta el año pasado.