La Habana.- La economía cubana tuvo un discreto crecimiento en el primer semestre de este año lo que obligará a ajustarse más el cinturón para el resto del 2018, dijo el domingo el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel en un discurso en la Asamblea Nacional (Parlamento).

Unos 600 diputados del Parlamento, que sesiona dos veces al año, aprobaron un proyecto de reforma de la Constitución del país que mantiene como "irrevocable" el Estado socialista encabezado por el Partido Comunista, único legal en la isla.

"El comportamiento de la economía en el primer semestre cierra con un discreto crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 1,1%, que no por discreto, deja de ser alentador en medio de tantos factores adversos", dijo Díaz-Canel.

Cuba tiene un pronóstico de crecimiento del 2,0% para el 2018. El pasado año reportó una expansión de 1,6%. "Se mantiene una tensa situación en las finanzas internas debido al no crecimiento de los ingresos planificados por exportaciones, el turismo y la producción azucarera (...)", agregó.

El Gobierno cubano sostiene que necesita un crecimiento anual de hasta un 7,0% para recuperarse y desarrollar completamente el impacto total ocasionado tras el colapso de la Unión Soviética, su exbenefactor, y más recientemente la crisis de Venezuela, su aliado socialista.

El presidente, de 58 años, dijo que los incumplimientos económicos se debieron a "la prolongada sequía, seguida por los destrozos del huracán Irma y posteriormente la ocurrencia de intensas lluvias, todo lo cual ha ocasionado afectaciones en los arribos de materias primas, equipos e insumos".

El Gobierno cubano sostiene que necesita un crecimiento anual de hasta un 7,0% para recuperarse y desarrollar completamente el impacto total ocasionado tras el colapso de la Unión Soviética, su exbenefactor, y más recientemente la crisis de Venezuela, su aliado socialista.

"Esta situación nos obliga a adoptar (...) medidas adicionales en el control de los principales aseguramientos del Plan 2018 encaminadas a trabajar con más precisiones en materias de importaciones y otros gastos en divisas", destacó.

Los diputados, entre ellos el jefe del Partido Comunista Raúl Castro, discutieron este fin de semana un proyecto de Constitución de 224 artículos, que incluye una reorganización gubernamental y abre el camino al reconocimiento de la propiedad privada y el mercado como parte de su economía socialista.

Además, los diputados dieron luz verde al debate para instaurar el matrimonio entre dos individuos, sin definir su sexo, en lugar de especificar, como actualmente sucede en la Constitución, que sería entre un hombre y una mujer.

Cuba, que discriminó a los homosexuales en las primeras décadas de la Revolución de 1959, ha impulsado en los últimos años los derechos de la comunidad LGBT, lesbianas, gays, bisexuales y transexuales. Actualmente admite las operaciones quirúrgicas de cambio de sexo.

El borrador de la nueva Constitución será sometido a una consulta popular entre el 13 de agosto y el 15 de noviembre para incluir las modificaciones aprobadas por el Parlamento, que finalmente deberá ser sometido en un referendo en una fecha aún por divulgar.

La carta magna de Cuba data de 1976 cuando la Unión Soviética era el primer socio comercial y económico de la isla.