La Habana.- El gobierno cubano, convencido de que resulta un aporte imprescindible, hace esfuerzos por captar un volumen mayor de inversión extranjera, algo que antes era visto como secundario en los planes de desarrollo de la isla.

     Durante la 36 Feria Internacional de La Habana (Fihav 2018), que sesionará en el recinto ferial de ExpoCuba del 29 de octubre al 2 de noviembre próximos, se realizará el III Foro de Inversiones, "un espacio de vital importancia para agilizar los procesos de negociación y concreción de proyectos de inversión extranjera en Cuba".

     En ese foro se presentará la Cartera de Oportunidades 2018-2019, más actualizada y diversa, según anunció la directora general de Inversión Extranjera del Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex), Déborah Rivas.

     En Fihav 2018 además se realizará una presentación de la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM), y se explicarán las experiencias de un grupo de empresarios de Vietnam, país que cuenta con la primera concesión administrativa en ese puerto ubicado unos 45 kilómetros al oeste de La Habana.

 La Feria llega en momentos en que el gobierno acaba de simplificar el proceso para la aceptación de los proyectos de inversión extranjera y agilizar la captación de capital foráneo que impulse la economía de la isla.

    Después de cinco años de trabajo, la ZEDM acoge a empresas de 17 países y tiene aprobados 37 negocios por un monto comprometido de US$1.250 millones.

    La Feria llega en momentos en que el gobierno acaba de simplificar el proceso para la aceptación de los proyectos de inversión extranjera y agilizar la captación de capital foráneo que impulse la economía de la isla.

    Los cambios, que aparecen en un decreto y tres resoluciones publicadas a inicios de agosto en la Gaceta Oficial, incluyen la eliminación del estudio de factibilidad como requisito obligatorio al momento de presentar una propuesta de negocios ante el Mincex.

    Esas normativas tratan de evitar que el proceso de aceptación y ejecución de los proyectos siga siendo lento, complicado y entorpecido por lastres burocráticos, lo que desalentaba a los potenciales inversores, a pesar de que el gobierno cubano reconoce la necesidad de incrementar la entrada de capital extranjero.

    Ahora se acortaron los plazos de evaluación y aprobación de los negocios, y se define desde el principio el cronograma de desembolso de capital para garantizar la agilidad del proceso inversionista.

    "Sin duda hacen más expeditos los trámites, lo cual resultará beneficioso para todos aquellos inversionistas que deseen negociar con Cuba", dijo Rivas.

    Las nuevas regulaciones complementan la Ley de Inversión Extranjera de 2014, y ajustan a las normas internacionales la presentación de la información técnico-económica.

    El titular del Mincex, Rodrigo Malmierca, reconoció hace casi un año que la isla necesita de unos US$2.500 millones anuales de inversión extranjera directa para garantizar el sostenimiento económico nacional.

    Hace unas semanas, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, reiteró la necesidad de agilizar el análisis de las propuestas de negocios, aunque criticó algunas negociaciones que impiden materializar proyectos de inversión.

    El mandatario aseguró que "hay inversión extranjera para crecer, para exportar más, para tener más dinero", al intervenir en una reunión que evaluó la marcha del programa de inversión extranjera y las exportaciones con directivos de los principales organismos involucrados en ese tema.

    El proyecto de Constitución que se discute en la isla reconoce a la inversión extranjera "como elemento importante para el desarrollo económico del país".