El presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo cubano, Raúl Castro, firmaron el martes en La Habana 29 acuerdos para estrechar la cooperación y las relaciones económicas de ambos países.

Los acuerdos establecen la concesión por parte de Pekín de préstamos sin intereses -destinados, entre otros, a la construcción de una terminal portuaria en Santiago-, el aplazamiento de la deuda cubana con China y la instalación de la televisión digital en la isla, que se llevará a cabo con tecnología china. Otros acuerdos prevén la cooperación en la industria azucarera o del petróleo, así como el suministro de derivados de níquel por parte de Cuba. Los medios oficiales cubanos no difundieron los montos de los nuevos créditos.

China es el segundo socio comercial de Cuba después de Venezuela. En el año 2013, el intercambio comercial bilateral entre los dos países ascendió US$1.400 millones.

Visita a Fidel Castro. Xi Jinping se reunió el martes con el presidente cubano, Raúl Castro, en el Palacio de la Revolución en La Habana. También visitó al ex presidente Fidel Castro. Aunque retirado del poder desde 2006, el histórico ex presidente de 87 años recibe en su casa a menudo a altos visitantes extranjeros.

China es el segundo socio comercial de Cuba después de Venezuela. En el año 2013, el intercambio comercial bilateral entre los dos países ascendió US$1.400 millones.

Castro recibió de Xi un busto de bronce de 175 kilogramos que representa al revolucionario cubano en su juventud, según informaron los medios de la isla. En su primera visita a Cuba como jefe de Estado, Xi fue condecorado por su parte con la orden José Martí, la máxima distinción que otorga el Estado cubano. El jefe de Estado chino viaja hoy el miércoles 23 de julio a Santiago de Cuba, desde donde saldrá de regreso a su país.

Antes de llegar a Cuba, el líder chino estuvo en Venezuela y Argentina. La semana pasada participó también en la cumbre del grupo de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) celebrada en Fortaleza y Brasilia. En su viaje de una semana por la región, el presidente chino aseguró la concesión de créditos millonarios a varios países. En Venezuela firmó 38 acuerdos que le aseguran además el fuerte incremento del suministro de petróleo desde el país sudamericano. En Buenos Aires, Xi prometió inversiones por casi US$7.000 millones para la construcción de dos represas hidroeléctricas en Argentina y para la modernización del ferrocarril.