La Habana. Cuba reportó este lunes un crecimiento de 10,4% en la cantidad de visitantes extranjeros en el primer trimestre, frente al mismo período del 2010, y prevé que el vital sector de su economía siga atrayendo turistas con la llegada de cruceros y nuevas rutas aéreas.

El ministerio de Turismo precisó que en los tres primeros meses del 2011 llegaron un millón de turistas a la isla caribeña, "lo cual es motivo de satisfacción" y apunta a la perspectiva de sobrepasar los 2,5 millones registrados en todo el año pasado.

"Con 10,4% de crecimiento acumulado hasta la fecha, el primer trimestre de 2011 ha estado marcado por un alentador comportamiento en la emisión de mercados como Canadá, Rusia, Argentina, Reino Unido, Chile, Polonia, Venezuela y Bélgica", agregó en un comunicado.

El ministerio no precisó la cifra comparativa de turistas de estos países que arribaron en los tres primeros meses del 2010, aunque dijo que Canadá se mantiene como el primer emisor del sector a la isla.

Según las cifras más recientes publicadas por la estatal Oficina Nacional de Estadísticas (www.one.cu), en enero y febrero de este año llegaron al país 588.394 visitantes. Aún no tiene reportados los datos de marzo.

El turismo es una de las principales fuentes de divisas de Cuba e inyectó ingresos superiores a los US$2.200 millones a la frágil economía local en 2010.

Cuba se abrió al turismo en 1993 para paliar la crisis por la caída del bloque soviético, su principal socio comercial en aquel entonces.

Las llegadas de turistas aumentaron mediante los cruceros, una modalidad que había caído en picada en los últimos años debido al incremento de las sanciones económicas que aplica desde hace medio siglo Estados Unidos a Cuba.

Sin embargo, autoridades del sector concentran esperanzas en el turismo de Estados Unidos.

Fuentes de la industria revelaron que más de 1.000 viajeros estadounidenses, la mayoría exiliados cubanos, aterrizan diariamente en La Habana, considerado un importante grupo tras los canadienses.

Las cifras podrían aumentar debido a que en enero el presidente Barack Obama dio luz verde a otros ocho aeropuertos para que ofrezcan vuelos chárter directos desde y hacia Cuba, en la más reciente apertura al embargo económico de 49 años que Washington mantiene contra el gobierno comunista.

Obama eliminó las restricciones a las visitas de los cubano-estadounidenses a fines del 2009 y flexibilizó algunas trabas para los viajes de académicos, grupos religiosos, artistas y profesionales.

Estados Unidos, a sólo 145 kilómetros de distancia, prohíbe viajar a los ciudadanos estadounidenses a Cuba, a menos que tengan un permiso de su gobierno como parte de las sanciones impuestas a la isla.