A pesar de todos los inconvenientes que ha tendio el gobierno argentino en materia económica a raíz de las deudas con organismos internacionales y con la aprobación del presupuesto 2011, agosto fue un mes positivo.

Las cuentas públicas registraron  un superávit primario, previo al pago de intereses de la deuda, de 2.722,3 millones de pesos,(US$689 millones) 403% más que hace un año.

El ministro de Economía Amado Boudou, informó que el ahorro previo al pago de la deuda fue de 2.722,3 millones de pesos (US$689 millones), frente a 540,4 millones de pesos (US$136 millones) de hace un año, según publica La Nación.

Con el resultado de agosto, el superávit primario acumulado fue de 17.699,6 millones de pesos, (US$4.400 millones).

De acuerdo a las estadísticas, el factor clave para lograr el aumento, es el salto de la recaudación tributaria, del 46% frente al aumento del gasto primario del 31%, en línea con el alza registrada desde enero último.

Los ingresos totales crecieron 41,6%, lo que equivale a $ 8264,5 millones (US$2.000 millones), mientras que el gasto primario creció a $ 6082,6 millones (US$1.500 millones)

A su vez, el superávit financiero llegó a 5122,1 millones de pesos (US$1.200 millones) en los primeros ocho meses y a $ 2275,2 millones el mes pasado (US$556 millones)

El saldo favorable del período enero-agosto estuvo apoyado por la transferencia de $ 4819 millones (US$1.200 millones) de utilidades del Banco Central al Tesoro nacional.

El polémico ministro de Economía, destacó que este superávit pudo sostenerse pese a la mayor erogación que en agosto implicó la asignación universal por hijo.

"En agosto del año pasado este gasto no estaba y ahora vemos que se puede sostener en el tiempo", indicó el titular de la cartera de Economía al mismo medio trasandino.