La organización de la VII Cumbre de las Américas representa para Panamá, el país anfitrión, un costo de US$15 millones, dijo la vicepresidenta Isabel de Saint Malo de Alvarado.

"Panamá ha destinado US$15 millones, es un presupuesto un tanto ajustado para un evento de esta magnitud. La pasada cumbre en Cartagena tuvo un presupuesto US$25 millones. Nosotros hemos tratado de mantenernos en ese presupuesto, ajustado, pero suficiente", dijo en una entrevista en el programa Cala, transmitido por CNN en español.

La funcionaria dijo que la cumbre servirá para "impulsar las agendas de desarrollo" y que se justifica el presupuesto destinado para desarrollarla porque "en las cumbres la cooperación entre país y nuestras sociedades, permite avanzar en la agenda de desarrollo".

Saint Malo de Alvarado aseguró que han sostenido "muchísimas conversaciones bilaterales con Cuba, Venezuela y Estados Unidos y con otros países más (...) ofreciendo nuestros buenos oficios ante las tensiones surgidas y ofreciéndose para bajar esas tensiones".