Nueva York. Los retornos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos de más largo plazo cayeron el viernes y la curva de rendimiento mostró su menor pendiente en más de 10 años, luego de que las cifras de gasto de los consumidores estadounidenses en mayo decepcionaron a algunos analistas.

* Los datos mostraron que el gasto de los consumidores, que representa más de dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos, creció apenas un 0,2% en mayo. El dato de abril fue revisado a la baja para mostrar un alza de un 0,5% en lugar del 0,6% que se había reportado.

* El menor crecimiento ocurre pese a una aceleración del alza de los precios minoristas en mayo en términos interanuales y con la medición de inflación subyacente alcanzando la meta de 2% de la Reserva Federal por primera vez en seis años.

* El índice de precios de gastos de consumo personal (PCE, por su sigla en inglés) -el indicador de inflación preferido de la Fed- subió un 0,2% tras un avance similar en abril.

* "Si bien la inflación volvió al nivel de 2% en el PCE básico interanual, el aspecto del gasto de las reformas impositivas no parece haber llegado a buen término, sugiriendo que la curva se seguirá aplanando mientras la Fed avanza con al menos algunas alzas de tasas más", dijo Ian Lyngen, jefe de estrategia de tasas de Estados Unidos en BMO Capital Markets.

* Los bonos de referencia a 10 años subieron 4/32 en precio, con un rendimiento de un 2,833%, tras haber caído hasta 2,822% el jueves, el mínimo desde el 31 de mayo.

* La curva de rendimiento entre las notas a 2 años y 10 años bajó a 30 puntos básicos el viernes, el menor diferencial desde 2007.

* Los persistentes temores por las tensiones entre Estados Unidos y sus socios comerciales han intensificado la demanda por activos de refugio esta semana, pues los inversores temen que el proteccionismo y las barreras comerciales puedan reducir el crecimiento económico global.

* El Banco Central Europeo evalúa comprar más bonos a largo plazo a partir del 2019 para mantener bajo control los costos de endeudamiento de la zona euro, incluso después de que deje de inyectar dinero fresco en la economía, dijeron fuentes a Reuters. La situación podría añadir una presión adicional sobre las curvas de rendimiento en Estados Unidos y Europa.