Santiago. La economía China está experimentando un cambio estructural por la desaceleración y el cambio de composición del crecimiento, con mayor protagonismo en el consumo privado, señaló el economista y asesor del Banco Central de China, David Daokui Li, durante su visita a Chile.  

En entrevista con AméricaEconomía.com, Daokui Li  señaló que "China pasó de décadas de crecimiento rápido a una etapa de crecimiento limpio cuando se implementó el Duodécimo Plan Quinquenal de China y que concluye el año 2015 focalizado, entre otras cosas, en el combate decidido a la corrupción, el bienestar de las personas y la sustentabilidad".

Daokui Li, también director del Center for China in the World Economy (CCWE), agregó que "los nuevos motores de crecimiento de China serán la infraestructura, la transformación de las actuales industrias a tecnologías y energías más limpias, y la urbanización para la población que migra masivamente del campo a la ciudad".

El doctor en economía de la Universidad de Harvard visitó la capital chilena para dictar la conferencia  sobre el futuro de la economía del país asiático, "China 2015: Luces y Sombras de su Economía", organizado por el Banco de Chile y BanChile Inversiones, las más importantes instituciones financieras chilenas que tienen oficinas en el país asiático.

Daokui Li agregó que la economía China de hoy es intensa, suceden "muchas cosas nuevas que antes no estaban presentes, ni siquiera hace seis meses". En esa misma línea, el economista sostuvo que "la economía está pasando por un cambio estructural fundamental. El empleo está aumentando. Los productos tradicionales como el acero, cemento, aluminio y hierro han ido aumentando el consumo; así como internet y los servicios. No así el sector manufacturero que no lo está haciendo tan bien. Esa es una situación bastante compleja", explicó el asesor. 

El también profesor del Instituto Harvard para el Desarrollo Internacional añadió que "son estos mismos motores los que indican que la demanda de cobre en el largo plazo será dinámica, a pesar del menor crecimiento de China. El precio del cobre tocará fondo en los próximos meses y después comenzará a repuntar", resaltó.

[[wysiwyg_imageupload:6190:]]

China trata de darle cierta velocidad de la economía para garantizar que la economía siga creciendo al 7% este año y lo mismo el 2016 cuando se da inicio al plan quinquenal XXIII propuesto por el gobierno. También seguir controlando la inflación cercana al 2%.

Daokui Li indicó que China retomará el crecimiento cuya trayectoria será en forma de U, donde, luego de la desaceleración de los últimos años vendrá una recuperación. "Hoy el PIB per cápita equivale al 20% de Estados unidos. Si China sigue el modelo económico de Asia Pacífico, para el 2050 llegará al 75% del PIB per cápita del país del norte de América; y si sigue el modelo de América Latina, llegará sólo al 38%, en el mismo plazo", detalló el economista.

En relación a la caída de la bolsa China, Daokui Li aclaró que ello no tiene impacto significativo en el crecimiento del país porque es muy insignificante su aporte, ya que este mercado no es la principal fuente de financiamiento de las empresas, que es la banca.

Acerca de la posible vulnerabilidad que Chile podría tener ante la ralentización de la economía china, considera que Chile debe hacer dos cosas: diversificar de acuerdo a la nueva estructura china. Por ejemplo, los consumidores chinos están comprando productos de consumo como tomates, vinos, etc. Asimismo, Chile debería diversificar sus exportaciones a países como India e Indonesia, que también están creciendo y necesitan minerales. Explorar en el largo plazo en el turismo, ya que son millones los chinos que viajan y las cifras siguen en aumento. Por ahora lo hacen a Corea o Japón para hacer sus compras, gastando un promedio de US$5.000 a US$7.000 por turista.

Y en segundo lugar: prepararse para la próxima ola de crecimiento chino. Chile debiera consolidar su industria, hacerla más competitiva y estar en mejor posición para esta nueva ola china. Deben producir bienes y servicios con valor agregado, lo que se ha llamado "vender inteligencia". Por ejemplo, China en sus ajustes internos está invirtiendo en investigación, innovación y desarrollo. Tenemos el caso de la fabricación de celulares con Huawei y Zte, quienes compiten con Samsung. 

Finalmente, sobre una eventual crisis de las economías emergentes respondió que "no creo que llegue a crisis, sólo una ralentización de sus economías. La experiencia de otras crisis duras han dejado aprendizaje y hoy cuentan con reservas de divisas y poca deuda externa".