Un panel de líderes europeos que asiste a la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, expresó este jueves su optimismo sobre los últimos esfuerzos de la zona euro para establecer un marco de disciplina fiscal que salve al euro. Por eso es que estos políticos consideran esencial que se restablezca la confianza en el euro y se demuestre con seriedad que los países europeos pueden apretarse el cinturón.

"Es importante recordar que el problema central no es Europa, aunque sí la falta de disciplina de algunos Estados miembros", dijo Helle Thorning-Schmidt, primer ministro de Dinamarca, un país que pertenece a la Unión Europea, pero no a la zona euro. Thorning-Schmidt y sus pares del panel destacaron la importancia de la creación de reglas firmes, y de adherir a éstas.

El presidente polaco, Bronislaw Komorowski, también se mostró optimista y señaló que Polonia había sobrevivido a numerosas crisis financieras en el pasado, incluyendo su transición del totalitarismo a la democracia. "La crisis actual parece más fácil que eso", resaltó. "Se puede ser superada si tenemos el coraje".

Jyrki Tapani Katainen, el primer ministro de Finlandia, también fue un poco optimista, teniendo en cuenta que Finlandia había aprendido mucho de su propia crisis en la década de 1990. "El modelo irlandés", dijo Katainen, "debe ser adoptado por toda Europa".

Sin embargo, Komorowski advirtió que el tiempo es limitado. "Si Europa no mejora rápidamente", advirtió, "va a perder su posición como líder económico".

Dicho esto, todos insistieron en la necesidad de atenerse a las instituciones de la UE durante la crisis.

Los co-presidentes de la reunión anual del Foro Económico Mundial 2012 son los siguientes: Yasuchika Hasegawa, presidente y consejero delegado de Takeda Pharmaceutical, Japón; Vikram Pandit, consejero delegado de Citi, EE.UU.; Paul Polman, consejero delegado de Unilever, Reino Unido; Alejandro Ramírez, director general, Cinépolis, México; Sheryl Sandberg, director de operaciones de Facebook, EE.UU., y Peter Voser, consejero delegado de Royal holandesa Shell, Países Bajos.