Washington, EFE. El déficit comercial de Estados Unidos se amplió en enero un 16,5% debido al aumento de la factura importadora, que engordaron las compras de petróleo, y una reducción de las exportaciones.

El aumento del déficit hasta los US$44.400 millones se da tras una caída de las exportaciones del 1,2% (hasta US$184.500 millones) y un incremento de las importaciones del 1,8% (US$228.900 millones).

Estos números dan la vuelta a los datos de diciembre de 2012, en el que se registró el saldo negativo en la balanza del comercio de bienes y servicios más bajo de los últimos tres años, algo que fue bien recibido en un país que quiere reactivar su economía pero que depende de su demanda interna.

Además, con los datos ajustados a la inflación, el déficit comercial de enero fue de US$48.000 millones, al tiempo que el aumento de la factura petrolera subraya la necesidad de aumentar la seguridad energética en Estados Unidos, algo que el Gobierno de Barack Obama ha marcado como prioridad para su segundo mandato.

Las importaciones de crudo aumentaron en cerca de US$3.000 millones en enero, mientras que el déficit petrolero estadounidense aumentó un 27,2% en enero hasta los US$10.600 millones, tras dos meses consecutivos de contracción.

Las exportaciones estadounidenses se redujeron por primera vez en tres meses, debido a una merma en la ventas de productos refinados del petróleo, vehículos y componentes y bienes de capital.

La recuperación del gasto de los consumidores y los negocios está detrás del aumento de las importaciones, un dato que podría seguir aumentando los próximos meses, pese al impacto de la incertidumbre en materia fiscal y presupuestaria en Estados Unidos.

Pese a que las importaciones de bienes de consumo bajaron un 2% con respecto a diciembre, en los doce meses hasta enero se incrementaron, mientras que las importaciones de maquinaria industrial aumentaron ligeramente (1%) respecto a diciembre.

El déficit comercial con China, el primer socio importador de EE.UU., aumentó en enero hasta los US$27.800 millones, comparado con los US$26.000 millones del mismo mes del pasado año y los US$24.500 millones de diciembre.

El déficit comercial de EE.UU. con la Unión Europea se recortó ligeramente hasta los US$8.646 millones, después de bajar un 30% interanual en diciembre.

Washington y Bruselas quieren comenzar a negociar un tratado de libre comercio que permita recuperar el nivel de intercambios comerciales entre estos dos viejos socios y al mismo tiempo apoyar la recuperación económica de Europa.

Las exportaciones estadounidenses siguieron sufriendo el impacto de la crisis en la Unión Europea, zona económica con la que su sector exterior comerció un 2,2% menos en tasa interanual.

Con México el déficit comercial continuó su senda descendente y fue en enero el más bajo desde julio de 2009, al situarse en los US$3.600 millones.

Las exportaciones a México aumentaron de los US$16.401 millones de diciembre a los US$17.950 millones, mientras que las importaciones pasaron de los US$20.350 millones a los US$21.550 millones.

Estados Unidos registró por el contrario una fuerte reducción de su superávit con Suramérica en enero, que pasó de los US$3.411 millones de diciembre a los US$1.083 millones en enero, con un significativo aumento de las importaciones.

Asimismo, la primera economía mundial aumentó su déficit a su nivel más alto desde noviembre de 2004 con Corea del Sur, país con el que hay un Tratado de Libre Comercio en marcha desde finales de 2011.

La balanza comercial también registró niveles récord con Canadá, uno de los socios más importantes de Estados Unidos, con el que tuvo el déficit más abultado desde hace algo más de cuatro años.