Washington. El déficit comercial de Estados Unidos se amplió más de lo esperado en marzo, ya las que las importaciones subieron a un máximo récord, en otra señal de que el Gobierno podría tener que reducir su estimación del crecimiento económico del primer trimestre.

La brecha comercial creció un 14,1% a US$51.800 millones, el mayor salto en casi un año, incluso pese a que las exportaciones también alcanzaron un récord máximo, mostró este jueves un informe del Departamento de Comercio.

Economistas consultados por Reuters esperaban que el déficit comercial se ampliara a alrededor de US$50.000 millones.

El alza mayor a la esperada se conoce un día después de que el Gobierno informara que los inventarios mayoristas crecieron menos de lo esperado en marzo. Sumados, ambos datos llevan a los analistas a concluir que la cifra que mostró un crecimiento del 2,2% en la economía durante el primer trimestre será revisada a la baja.

Las importaciones aumentaron un 5,2% en marzo, en su mayor alza desde enero del 2011, alcanzando un total de US$238.600 millones. Los bienes y servicios marcaron récord, con las compras de productos de locomoción y de bienes de capital también estableciendo marcas históricas.

Las compras desde la Unión Europea y México también alcanzaron récords, mientras que las importaciones desde Canadá y Japón fueron las mayores desde septiembre del 2008 y octubre del 2007, respectivamente.

El alza del precio del petróleo dio un impulso al costo de las importaciones, ya que el precio promedio del barril de crudo importado aumentó a US$107,95.

Las importaciones desde China, el principal proveedor extranjero de Estados Unidos, subieron un 12% a US$31.500 millones.

Las exportaciones, en tanto, tuvieron otro buen mes al subir un 2,9% a un récord de US$186.800 millones. Las exportaciones de bienes y de dos subcategorías -bienes industriales y bienes de capital- también alcanzaron máximos.

Los envíos a la Unión Europea marcaron también récords, pese a que una posible recesión en la zona euro podría enfriar la demanda en el futuro.

Las exportaciones a Canadá y México, socios de Estados Unidos en el Tratado de Libre Comercio para América del Norte, también marcaron récords, al igual que los envíos a Corea del Sur, el último país con el que la Casa Blanca firmó un tratado de libre comercio.