Brasilia. El déficit de cuenta corriente de Brasil se redujo en febrero debido a la depreciación del real brasileño y a que se mantiene un estancamiento en el crecimiento económico, mostraron datos del banco central este martes.

Brasil registró un déficit en su cuenta corriente de US$6.879 millones en febrero, frente a los US$7.700 millones que esperaba el mercado y a un saldo negativo de 10.654 millones registrado en enero.

Pese al descenso, el déficit externo de Brasil se mantuvo elevado como un porcentaje de la economía y no fue cubierto completamente por la inversión extranjera directa, que fue de US$2.769 millones el mes pasado.

En los doce meses hasta febrero, el déficit de cuenta corriente de Brasil fue equivalente a 4,22% del Producto Interno Bruto (PIB), frente a 4,17% del PIB en los doce meses hasta enero.

La brecha externa de Brasil se amplió en forma aguda debido a una caída en el valor de exportaciones cruciales como mineral de hierro y soja, lo cual llevó a que la balanza comercial registrara en 2014 un déficit por primera vez en 14 años.

Se espera que esa tendencia cambie este año, dijeron economistas, ya que la fuerte depreciación del real brasileño frente al dólar y una esperada recesión reducen la demanda por importaciones.

El déficit de cuenta corriente probablemente disminuirá aún más en marzo, a US$5.500 millones, dijo el banco central. En el 2015, el saldo negativo ascenderá posiblemente a US$80.500 millones, respecto a 91.300 millones en 2014 y a una estimación previa de 83.500 millones.

Se espera que la inversión extranjera directa alcance US$65.000 millones en el 2015.

El real brasileño se negociaba en 3,13 unidades por dólar este martes, cerca de mínimos de doce años.