Sao Paulo. Brasil registró en 2017 su menor déficit de cuenta corriente en 10 años, respaldando la recuperación del país de su peor recesión en tres décadas.

Según datos divulgados el viernes por el Banco Central de Brasil, el déficit de cuenta corriente terminó el 2017 en US$9.762 millones.

El saldo negativo de diciembre fue de US$4.327 millones, frente a expectativas de analistas encuestados en un sondeo de Reuters de un déficit de US$4.050 millones para el último mes del año pasado.

El flujo de inversión extranjera directa (IED) alcanzó los US$5.407 millones en diciembre, frente a una estimación de 9.236 millones de dólares. En todo el 2017, la IED en Brasil sumó US$70.332 millones.