El déficit de cuenta corriente de Estados Unidos se amplió en el primer trimestre a su nivel más alto desde 2012, probablemente debido a que la fortaleza del dólar impactó negativamente en las exportaciones y las ganancias en el extranjero.

El Departamento de Comercio dijo este jueves que el déficit de cuenta corriente, que mide el flujo de bienes, servicios e inversiones que ingresan o salen del país, subió un 9,9% a US$113.300 millones. Fue el saldo negativo más alto desde el segundo trimestre de 2012.

Economistas consultados por Reuters esperaban que el déficit subiera a US$117.000 millones.

El déficit de cuenta corriente del primer trimestre representó un 2,6%del Producto Interno Bruto (PIB), el más alto desde el tercer trimestre del 2012, frente al 2,3% del PIB en el cuarto trimestre.

La fortaleza del dólar ha golpeado las ganancias de las corporaciones multinacionales y frenado el crecimiento de las exportaciones. El dólar ganó cerca de 4,5% contra las divisas de los principales socios comerciales de Estados Unidos en el primer trimestre.