Brasilia. El déficit presupuestario de Brasil se amplió en agosto respecto a igual mes del año pasado debido a que su superávit primario se redujo, lo que remarca las presiones fiscales que enfrenta la mayor economía de Latinoamérica, dijo el viernes el Banco Central.

Brasil reportó un superávit presupuestario primario consolidado de 4.561 millones de reales (US$2.500 millones) en agosto, afirmó la autoridad monetaria.

Se esperaba que el sector público tuviera un superávit presupuestario primario de 5.350 millones de reales, según la mediana de estimaciones de un sondeo de Reuters a diez analistas, cuyas estimaciones oscilaron entre 1.000 millones y 12.000 millones de reales.

Brasil anotó un superávit primario de 5.200 millones de reales en el mismo mes del año pasado. En julio, el superávit primario fue de 13.800 millones de reales, impulsado por una mayor recaudación de impuestos.

El superávit presupuestario primario representa el exceso de ingresos gubernamentales por sobre los gastos, excepto el pago de intereses. Como tal, es un indicador de la capacidad de un país para pagar su deuda.

El superávit presupuestario primario fue equivalente a 3,78% del Producto Interno Bruto (PIB) en doce meses hasta agosto, dijo el Banco Central.

Los inversores están vigilando de cerca la disciplina fiscal del gobierno de Brasil debido a que la inflación de doce meses es superior al techo del rango meta del gobierno de 6,5% anual, sin que muestre señales claras de desaceleración.

A fines de agosto, la presidenta Dilma Rousseff elevó la meta para el superávit presupuestario primario de este año en 10.000 millones de reales, o un 0,25%-0,30% del PIB, en respuesta a la preocupación de los mercados por su compromiso con el control de la inflación.

Sin embargo, un sorpresivo recorte de la tasa de interés referencial, Selic, por parte del Banco Central en 50 puntos base afectó la credibilidad del combate contra la inflación de las autoridades y alimentó especulaciones de que el banco está más preocupado de impulsar el crecimiento en momentos en que la economía global se debilita rápidamente.

El Banco Central dijo que Brasil anotó un déficit presupuestario nominal de 17.101 millones de reales en agosto, más del triple que la cifra de julio de 5.000 millones de reales y más que el déficit de 10.700 millones de reales en agosto del 2010.

El balance presupuestario general, conocido a nivel local como balanza presupuestaria nominal, considera todos los gastos, incluidos los pagos de intereses.

La deuda total del sector público brasileño fue equivalente a 39,2% del PIB en agosto, dijo el Banco Central.