México DF. El gobierno federal de México registró un déficit público de 101.710 millones de pesos (US$8.040 millones) durante el primer semestre de 2010, superior al déficit de 94.620 millones de pesos de un año antes debido a inversiones de la compañía estatal Petróleos Mexicanos.

"A junio de 2010 el balance público es congruente con la meta anual aprobada por el Congreso de la Unión", señaló la Secretaría de Hacienda y Crédito Público través de un comunicado.

Si se excluye esa inversión, el gobierno registró un superávit fiscal de 13.790 millones de pesos (US$1.096,3 millones), inferior a los 15.870 millones de pesos del primer semestre de 2009, informó la secretaría.

Los ingresos del sector público aumentaron 0,9% interanual a 1,409 billones de pesos. Los impuestos relacionados con el petróleo crecieron 9,5% a 452.740 millones de pesos gracias a los precios más altos del crudo, mientras que los impuestos no relacionados con el petróleo disminuyeron 2,8% a 956.540 millones de pesos.

El gobierno también recibe ingresos no recurrentes de fondos de estabilización del petróleo y dinero de operaciones del banco central.

Los gastos del sector público aumentaron 1% a 1,522 billones de pesos. El Congreso autorizó un déficit fiscal de 2,8% para 2010, o un déficit de 0,7% sin incluir el presupuesto de inversiones de Pemex.

El gobierno del presidente Felipe Calderón ha intentado aliviar la contracción de 6,5% que registró la economía el año pasado a través de un modesto gasto deficitario en 2009 y 2010 con miras a equilibrar el presupuesto para 2012.

Sin embargo, la fuerte dependencia del gobierno de los volátiles ingresos del petróleo y su bajo nivel de impuestos no petroleros han limitado la capacidad de Calderón para aumentar el gasto de manera más agresiva sin incrementar significativamente la deuda del sector público, algo que el actual gobierno ha intentado no hacer.

La deuda neta del sector público era de 2,602 billones de pesos a fines de junio y la deuda externa neta ascendía a US$49.370 millones. La medición más amplia de la deuda neta del sector federal de México se situaba en 4,490 billones de pesos al 30 de junio, lo que equivale a 34,7% del producto interno bruto, informó la secretaría.

La secretarían informó que el PIB probablemente creció a una tasa anual cercana a 7% en el segundo trimestre, lo que concuerda con las estimaciones de expansión del PIB publicadas la semana pasada por el Banco de México.

El gobierno espera registrar un crecimiento del PIB de 4,1% este año, mientras que el banco central mantuvo el miércoles pasado sus proyecciones en 4%-5%.

La economía incorporó 223.874 empleos formales en el segundo trimestre, lo que sitúa en 14,39 millones el número de trabajadores asalariados registrados con el Instituto Mexicano del Seguro Social a fines de junio, informó la secretaría.