El déficit fiscal de Uruguay creció hasta el 3,3% del Producto Interno Bruto (PIB) en el año móvil con cierre en mayo, 0,1 puntos porcentuales más que el mes anterior, según datos del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

De acuerdo con el informe del MEF, que hoy recoge la prensa local, ese resultado surge al excluir el desfase por un adelanto excepcional del pago de pasividades y sueldos.

En caso de no considerar esa distorsión estadística, el dato a mayo implicó una mejora de 0,2 puntos.

Los ingresos del sector público no financiero se ubicaron en 28,9% del PIB tras caer 0,2 puntos y los del gobierno central bajaon 0,2, lo que se explicó, en parte, por una menor recaudación impositiva.

En tanto, los egresos primarios corrientes del gobierno central y la seguridad social se retrajeron 0,4 puntos hasta representar un 26,2% del PIB.

A su vez, los intereses de deuda pública crecieron 0,1 puntos para situarse en 2,9% del PIB.

Uruguay cerró 2014 con un déficit fiscal de 3,5% del PIB, el mayor en más de una década.