Asunción. El déficit fiscal de la administración central creció al mes de octubre a más de G. 1,3 billones (US$ 237,2 millones), lo que representa 0,9% del producto interno bruto (PIB) y lleva el acumulado a doce meses al tope de la ley de Responsabilidad Fiscal de 1,5% del PIB, según el informe que dio a conocer ayer el Ministerio de Hacienda.

La cartera fiscal señala en su informe que el resultado acumulado en los últimos doce meses está ajustado al límite de la referida ley de responsabilidad y que la leve suba del déficit fiscal, se debe a la desaceleración de los ingresos tributarios y al elevado crecimiento de la inversión pública.

Explica que a pesar de todo, Paraguay mantiene el menor déficit fiscal de la región al mes de octubre, explicado en su totalidad por la inversión que aumenta al 27% en el acumulado a octubre de 2016.

El saldo rojo de enero a setiembre había cerrado en G. 811.500 millones (US$ 141,8 millones), lo que representó 0,5% del PIB y el acumulado a doce meses (setiembre de 2015 a setiembre de 2016) a 1,3% del PIB, por debajo del tope de la ley de responsabilidad fiscal.

Sin embargo, si ahora se observa el lapso de enero a octubre, subió a más de G. 1,3 billones (US$ 237,2 millones), equivalentes a 0,9% del PIB, y el anualizado (octubre/2015 a octubre/2016) llegó al tope legal (1,5% del PIB), porcentaje que se utiliza como referencia.

En el sector privado, entidades como Dende (Desarrollo en Democracia) estiman que el déficit se situaría al final del ejercicio en 1,8% del PIB, en tanto que la consultora Itaú Macro en 1,6% del PIB, en ambos casos por debajo del 2% considerado en las proyecciones iniciales.

El ministro de Hacienda, Santiago Peña, por su parte, había señalado en su oportunidad que en ningún caso superará el tope de la ley y que de acuerdo a los dos escenarios que manejan: si se aprueba el crédito de US$ 200 millones del BID para obras se situará en 1,5% del PIB, pero de lo contrario estará cercano al 1%.

El déficit de la administración central se financia con deuda contraída con entes financieros o emisión de bonos, por lo que analistas económicos como César Barreto, exministro de Hacienda, insisten en que se debe poner un freno al ritmo acelerado del endeudamiento público para evitar que en el futuro se caiga en una crisis, como sucedió últimamente con Brasil o Argentina.

A setiembre pasado, la deuda total del sector público ascendía a US$ 6.115 millones, que incluye la administración central y entidades descentralizadas.

El aumento se dio en los últimos tiempos por la serie de emisiones de bonos soberanos, por un global de US$ 2.380 millones, de los que el 79% fueron colocados por el actual gobierno de Horacio Cartes. Para el año venidero el proyecto de presupuesto prevé otra emisión de US$ 580 millones, y más de la mitad es para pagar deudas vencidas o bicicletear los compromisos.

El informe de situación financiera al mes de octubre del Ministerio de Hacienda señala que los ingresos se desaceleraron levemente, con un crecimiento acumulado del 8% de los ingresos totales y del 6,2% nominal de los ingresos tributarios.

Por su parte, en lo que respecta al gasto público, indica que aumentó a una tasa inferior a los años anteriores (3,7%), con la mitad (50%) del incremento concentrado en la inversión en infraestructura.