Madrid. La Administración Central del Estado español anotó un déficit de 18.818 millones de euros (US$23.120 millones) entre enero y mayo, una reducción del 5,7% respecto al mismo periodo del año anterior.

Este déficit equivale a 1,79% del Producto Interno Bruto (PIB), frente al 1,90% de igual periodo del 2009, cuando el saldo negativo fue de 19.949 millones de euros.

El secretario de Estado de Hacienda hispano, Carlos Ocaña, dijo que "las cifras están en consonancia con las previsiones del gobierno" y destacó el incremento del 21,9% en la recaudación por el Impuesto al Valor Agregado (IVA) hasta mayo.

El déficit central del Estado no incluye el registrado por las Comunidades Autónomas, ni el de las corporaciones locales ni el superávit de la Seguridad Social.

Tras comparecer ante la comisión parlamentaria, Ocaña sostuvo que, pese al déficit, el horizonte para la deuda soberana española ha mejorado gracias al plan de ajuste del gobierno y su acogida por parte de las instituciones internacionales.

"El reconocimiento que han hecho instituciones internacionales a los planes de ajuste que ha presentado el gobierno nos permite ser optimistas y no debería dar ningún problema la deuda que se debe colocar en los próximos meses", explicó.

El secretario de Estado agregó que, gracias a las medidas de ajuste del gobierno, debería continuar también la contracción del diferencial de la deuda española frente al bono alemán.