Buenos Aires. Argentina registró un déficit fiscal primario de 10.342 millones de pesos (unos US$503,5 millones) en abril, lo que representa una disminución de 44,6% interanual, dijo este martes el Gobierno.

En el cuarto mes del año, los ingresos totales del país sudamericano treparon un 20,9%, mientras que el gasto primario creció el 14,1%, señaló el Ministerio de Hacienda en un comunicado, donde agregó que es el tercer mes consecutivo en el que el déficit primario baja.

En tanto, en abril el resultado financiero -que incluye los pagos de intereses de deuda- mostró un déficit de 43.459 millones de pesos (US$1.822 millones), un 11,3% por debajo al reportado el mismo mes del 2017, señaló la nota oficial.

En abril el resultado financiero -que incluye los pagos de intereses de deuda- mostró un déficit de 43.459 millones de pesos (US$1.822 millones), un 11,3% menos que en igual mes de 2017.

Argentina inició la semana pasada una negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para buscar financiamiento en medio de una fuerte presión sobre su moneda doméstica, que muchos operadores atribuyen a preocupaciones de los inversores sobre el alto déficit fiscal.

A principios de mayo, el Gobierno bajó su meta para el déficit fiscal de este año a 2,7%, frente al 3,2% previsto en el Presupuesto, en un intento de restaurar la confianza de los inversores en el Gobierno liberal del presidente Mauricio Macri.

La semana pasada, el Congreso argentino dio media sanción a un proyecto de la oposición para limitar alzas en tarifas de servicios públicos por la reducción de subsidios del Gobierno, algo que generó inquietud en el mercado. Sin embargo, Macri ha dicho que vetará la propuesta si es aprobada por el Senado.