El Tesoro de Estados Unidos dijo este jueves que el Gobierno federal registró un déficit presupuestario de US$90.000 millones en junio en comparación al superávit de US$6.000 millones en el mismo mes de 2016, debido a que los ingresos no lograron mantener el ritmo de los desembolsos.

El déficit de junio fue mayor al saldo negativo de US$35.000 millones previstos por la mediana de las estimaciones de analistas consultados en un sondeo de Reuters.

El Tesoro afirmó que los gastos para pagos a militares, beneficios para veteranos y otros desembolsos se aceleraron en junio debido a que el 1 de julio no cayó en día laboral. Sin ello, el déficit de junio habría sido de US$51.000 millones.

Los ingresos de junio crecieron un 3%, a US$339.000 millones, mientras que los desembolsos se incrementaron un 33%, a US$429.000 millones.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, ha pedido al Congreso que eleve el límite de deuda de Estados Unidos lo antes posible para asegurar que el Gobierno pueda cumplir con sus obligaciones de gasto.