Washington. El déficit presupuestario de EE.UU. descendió en noviembre hasta los US$57.000 millones, lo que supone un 58 % menos que en noviembre de 2013, informó el Departamento del Tesoro.

El gobierno federal gastó US$248.000 millones, un 22% menos que en noviembre de hace un año; mientras que ingresó US$191.000 millones, un aumento del 5%.

El avance vino dado en gran medida por la mejora en el mercado laboral, y el alza en las contrataciones que han impulsado los ingresos fiscales, indicó el Tesoro.

En lo que llevamos de año fiscal 2015, que comenzó en octubre, el déficit de EE.UU. se situó en 178.500 millones de dólares, por debajo de los 225.800 millones registrados en los primeros dos meses del año fiscal 2014.

De este modo, el gobierno federal, que cerró 2014 con un déficit de 483.000 millones de dólares, el más bajo desde que Barack Obama llegase a la presidencia en 2009, parece mantener la tendencia de reducción de los desequilibrios en las cuentas públicas.

De acuerdo a las proyecciones de la Oficina de Presupuestos del Congreso (CBO, por su sigla en inglés), una agencia no partidista, se espera que al término del año fiscal 2015 se ubique en US$469.000 millones, lo que supondría el 2,6% del Producto Interior Bruto (PIB), frente al 2,8% que representó en 2014.

No obstante, la CBO pronosticó que si no se modifican las actuales líneas de gasto e ingreso, el déficit comenzará a incrementarse de nuevo a partir de 2016 como consecuencia del envejecimiento de la población y los crecientes gastos en el sistema de salud y pensiones.