Atenas. Grecia espera que su déficit presupuestario del 2011 sea menor que el previsto, entre el 9,1% y 9,4% del PIB, gracias a un impuesto extraordinario a las propiedades, dijo este viernes un funcionario del ministerio de Finanzas heleno, un hecho que podría ayudar a Atenas en sus negociaciones de rescate.

Grecia, que corre contra el tiempo por cerrar una negociación con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional para conseguir un segundo rescate por 130.000 millones de euros, había estimado previamente que el déficit superaría el 9,5% del Producto Interno Bruto (PIB).

"Las cifras no son las finales todavía, pero creemos que el déficit estará entre un 9,1% y un 9,4% (del PIB)", dijo a Reuters el funcionario, que pidió no ser identificado.

La fuente dijo que el menor déficit se debía principalmente al hecho de que Grecia recaudará unos 2.000 millones de euros de un controvertido impuesto a las propiedades que impuso el Gobierno en septiembre, en una medida desesperada por tapar los hoyos fiscales.

Este tributo superaría la meta de 1.700 millones de euros.

Un déficit de entre el 9,1% y el 9,4% del PIB aún estaría por sobre los objetivos originales de la UE y el FMI, pero podría ayudar a Atenas.

Para conseguir el rescate, el Ejecutivo griego debe convencer a la UE y al FMI -cada vez más exasperados con los continuos incumplimientos a las metas de déficit y de reformas de Atenas- de que implementará las retrasadas reformas y reducirá aún más sus gastos.

Otro alto funcionario ministerial había dicho esta semana que el déficit fiscal del 2011 probablemente se ubicaría por debajo del 9,5 por ciento del PIB, pero no dio más detalles.