Luego de que en el primer trimestre de este año la demanda crediticia se mostró tibia para los bancos, compañías de financiamiento y cooperativas, el panorama entre abril y junio lució diferente. Así lo evidenció una encuesta hecha por el Banco de la República a los intermediarios financieros, quienes percibieron que en el segundo trimestre las solicitudes de créditos en todas las modalidades presentaron un repunte.

Muestra de ello es que la demanda de crédito de consumo registró el mayor incremento luego de que entre enero y marzo se vio un ritmo lento. Asimismo, explican los resultados de la encuesta, la modalidad de vivienda registró un buen dinamismo entre abril y junio.

Adicionalmente, el documento advierte que la evolución de la percepción de las peticiones de préstamos por parte de las entidades “parece ser un indicador líder del crecimiento de la cartera, en especial de consumo y comercial, lo que podría indicar una mayor expansión de ambas en los próximos meses”.

La encuesta, al hablar por intermediario, destacó que los bancos en el segundo trimestre percibieron “una mayor dinámica” en todas las clases de préstamos en comparación con el arranque de este año. Entretanto, las compañías de financiamiento comercial dejaron ver que la demanda de microcréditos se redujo y las cooperativas revelaron que las peticiones de crédito comercial permanecen en niveles negativos desde 2013.

“El crédito de consumo estaba creciendo al 11,6% anual en junio. Además, la cartera vencida ha estado desacelerándose y la gente está pagando sus deudas a tiempo. La calidad del crédito está mejorando. A abril, la cartera vencida venía creciendo al 11,3% anual”, comentó Esteban Tamayo, director de estudios económicos de la firma Serfinco, al tiempo que estimó que los intermediarios financieros podrían aumentar las exigencias por la vía de las tasas de interés en lo que resta del año.

Lo visto en el segundo trimestre, de acuerdo con el director de Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá, Camilo Pérez, muestra una dinámica “bastante buena en materia de consumo y préstamos hipotecarios. Esto va de la mano con un buen crecimiento”. Agregó que “probablemente el Banco de la República subirá tasas para controlar esa aceleración del crédito. La salud de la cartera es buena todavía”.

Por lo pronto, la encuesta concluye que en caso de que la demanda de crédito aumente ante un crecimiento acelerado de la economía, las entidades financieras están en capacidad de “atender el exceso sin mayores traumatismos”.