La demanda global del oro se incrementó en 2018 gracias a un récord en varias décadas en la adquisición de los bancos centrales y la inversión acelerada en lingotes y monedas de oro en la segunda mitad del año pasado, según un informe publicado hoy jueves por el Consejo Mundial del Oro (WGC, por sus siglas en inglés).

La subida global de la demanda fue del 4% interanual, hasta 4.345 toneladas el año pasado, según el documento.

La adquisición neta de oro por parte de los bancos centrales experimentó un crecimiento interanual del 74%, hasta alcanzar 651,5 toneladas en 2018, el segundo nivel anual más alto, de acuerdo con la misma fuente.

La demanda de oro para joyería llegó a 2.200 toneladas, casi el mismo nivel que el año anterior. La demanda de lingotes y monedas de oro ascendió un 4%, hasta alcanzar 1.090 toneladas el año pasado.

Los fondos cotizados respaldados por oro y los productos similares registraron entradas netas moderadas de 68,9 toneladas en 2018, una reducción del 67% con respecto a 2017.

El oro utilizado en el sector de la tecnología subió un 1% y se situó en 334,6 toneladas en 2018. La dinámica en este ámbito se vio afectada por factores como la desaceleración del crecimiento de las ventas de teléfonos inteligentes, según el informe del WGC.