Washington. Demócratas de alto rango del Senado de Estados Unidos se enfrentaron este martes por las partes finales de un proyecto de reforma a Wall Street que enfrenta su aprobación final dentro de pocos días.

Un enfrentamiento entre Christopher Dodd y Blanche Lincoln, ambos presidentes demócratas de poderosas comisiones del Senado, sugirió que se aproxima el final de la mayor reforma a las normativas financieras de Estados Unidos desde la década de 1930.

Dodd, el principal autor del creciente proyecto de reforma, ofreció un acuerdo esencialmente para matar una propuesta hecha por Lincoln que obligaría a los grandes bancos a separar su lucrativa sección de canje de sus operaciones centrales.

Lincoln, quien deberá participar en un duro balotaje en la carrera primaria para la reelección en el estado de Arkansas, dijo que lucharía contra los esfuerzos para debilitar su propuesta, a la que Wall Street se opone.

"Estoy orgullosa del respaldo que ha recibido mi provisión tanto dentro como fuera del Senado y la defenderé si hay un debate en el Senado", dijo en un comunicado.

Una votación final sobre el proyecto de Dodd se prevé para este miércoles o jueves. Las demoras podrían postergar la decisión final hasta la próxima semana, pero los líderes demócratas del Senado quieren cerrarlo y avanzar a los proyectos sobre creación de empleo y financiamiento de la guerra en Afganistán.

"Necesitamos llegar a un cierre", dijo Dodd en el Senado mientras los líderes luchaban por lidiar con casi 300 enmiendas.

Mientras los mercados absorbían la probabilidad de que se apruebe el proyecto, las acciones cayeron este martes y el índice KBW Banks de acciones de grandes bancos cedió 3,7%.

Goldman Sachs contribuyó a la caída de este martes cuando dijo en una nota a sus clientes que los cambios del proyecto de reforma podrían reducir los ingresos normalizados por acción en 20%.

Alta prioridad para Obama. El presidente Barack Obama y los demócratas del Congreso quieren endurecer las normas de los bancos y mercados de capitales para evitar que se repita la crisis financiera del 2007-2009, que llevó a la economía al borde de una grave recesión y obligó a rescates con dinero de los contribuyentes.

La voluntad política se ha mantenido firme contra Wall Street, que ha luchado durante meses por matar o debilitar el proyecto de reforma, sólo para descubrir en una serie de votaciones de los últimos días que los legisladores han hecho más rígidas sus medidas.

Los políticos de ambos partidos están ansiosos por demostrar que van a controlar a Wall Street, que es profundamente impopular entre los votantes, antes de las elecciones legislativas de noviembre.

El presidente ejecutivo de Morgan Stanley dijo que Wall Street debe "reconstruir la confianza con el resto de la gente”.

Cualquier proyecto aprobado por el Senado tendría que ser fusionado con un proyecto de ley aprobado por la Cámara de Representantes en diciembre, luego se enviaría un paquete final a Obama para que lo convierta en ley. Analistas dicen que esto podría ocurrir a mediados de año.

Buscando eliminar obstáculos para su aprobación, el Senado votó este martes por dar a las autoridades estatales un rol en la aplicación de las nuevas normas de protección a los consumidores de la banca.

El Senado aprobó por 80 votos a favor y 18 en contra el dar a los fiscales generales un rol destacado a la hora de ayudar a los nuevos organismos federales de aplicación de las leyes de protección a los consumidores, pero la medida prohíbe a los funcionarios el cruzar límites estatales para acusar a los bancos.

Eso resolvió una disputa que había impedido avanzar sobre el proyecto, una de las principales prioridades de Obama.

Operaciones de canje. El regular las operaciones de canje, una parte central del mercado de derivados no oficial de US$600 billones que carece de fiscalización, es un elemento clave del proyecto de Dood. Un acuerdo sobre cómo abordarlo ha eludido a los legisladores durante meses, mientras se resuelven otros temas.

A parte de la propuesta de Lincoln, el proyecto redireccionaría gran parte del mercado a canales más transparentes y responsables, como bolsas, plataformas de intercambio electrónico y cámaras de compensaciones. Se espera que las provisiones sean aprobadas.

La discusión se dio el mismo día en que Alemania anunció una prohibición a cierto tipo de ventas en corto, o apuestas a caídas en el precio de los valores sin pedir préstamos antes para cubrir la apuesta, como se hace normalmente en las ventas en corto.

El Gobierno alemán planea prohibir la venta corta al descubierto desde la medianoche en acciones de las 10 más importantes instituciones financieras, así como también en credit default swaps (CDS) en bonos de gobiernos de la zona euro.

La Unión Europea realiza un esfuerzo por modernizar la normativa financiera, al igual que en Estados Unidos, en reacción a la crisis que motivó una respuesta política mundial.