Luego que el ministro de Economia Amado Boudou, dijiera que Argentina solo cancelerá su deuda externa a inversores privados, y el gobierno no modificará el presupuesto 2011, el gobierno de Estados Unidos también ingresó al debate manifestando que el país trasandino no ha dado fin a sus problemas financieros.

En su último informe sobre sobre la nación gobernada por Cristina Fernández, el Departamento de Estado norteamericano menciona la deuda que el país todavía tiene con acreedores internacionales, tanto privados como públicos y  las numerosas demandas de arbitrajes presentadas por compañías extranjeras siguen pendientes.

También hace referencia a las diferencias que hay entre las estadísticas oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) y las privadas.

El capitulo "Economía" del llamado "Background notes", que hace alusión al país trasandino, menciona que, "De mayo a junio del 2010 el gobierno ofreció una reestructuración de la deuda a los bonistas privados poseedores de bonos en default. Dos tercios de los bonistas participaron dejando aproximadamente US$6.000 millones de deudas que todavía no han sido resueltas", según publica Clarin.

Si bien la situcaión no es en extremo compleja, el martes próximo habrá en el USTR, la oficina del representante de Estados Unidos para el Comercio Internacional, una audiencia en la que varias compañías, incluyendo Azurix y Blue Ridge pedirá que el gobierno de Estados Unidos expulse a la Argentina del sistema generalizado de preferencias.

En el informe del Departamento de Estado, también se menciona la deuda de US$8.000 millones que Argentina mantiene con el Club de París, incluyendo los US$5.000 millones que le debe a Estados Unidos, consigna el mismo medio.