Los depósitos a un día de los bancos del continente en el Banco Central Europeo (BCE) volvieron a marcar un nuevo máximo en lo que va del año, comunicó el banco emisor.

Los montos depositados ascendieron a 297.100 millones de euros, acercándose a la marca de 300.000 millones alcanzada a mediados de 2010.

Los préstamos a un día, mientras tanto, aumentaron de 1.720 a 2.700 millones de euros, una suma mucho mayor que la habitual, consignó la agencia de noticias DPA.

Los depósitos y préstamos a un día son considerados indicadores de la confianza o desconfianza que se tienen los bancos entre sí. Normalmente, los bancos comerciales evitan refinanciarse a través del banco central porque sus condiciones son menos favorables.

Sin embargo, el comercio directo entre los bancos ha vuelto a deteriorarse, al igual que ocurrió en la crisis financiera de 2008.

La principal razón que ven los analistas son las fuertes exposiciones en deuda soberana de países europeos en dificultades.