Sao Paulo. Es improbable que la crisis de deuda que afecta a Grecia y otros países de la eurozona tenga un impacto en la economía de Brasil, que está bien preparada para resistir un evento considerable de crédito, dijo el jueves el presidente del banco central, Henrique Meirelles.

Los problemas que enfrentan Grecia, Portugal y otras naciones europeas que están bajo el peso de enormes déficits fiscales y la renuencia de los inversores a refinanciar sus deudas no desencadenará una crisis similar a la vista en el 2008, dijo Meirelles.

El colapso de los mercados crediticios, luego de la caída del banco de inversión Lehman Brothers en septiembre del 2008, sumió a la economía global en la recesión y redujo el acceso al capital.

En Brasil, el impacto de estos eventos se sintió por seis meses, en los cuales unas cuantas compañías con alta exposición a complejos instrumentos de derivados sufrieron fuertes pérdidas, lo que llevó al gobierno a diseñar fusiones auspiciadas por el Estado para evitar su bancarrota.

"Cualquier pérdida ya es conocida y entendida", declaró el funcionario. "Brasil mostró que está preparada para superar cualquier crisis y nuestra capacidad de recuperación fue ampliada una vez que pasó la crisis", agregó Meirelles.

Meirelles defendió la necesidad de una serie más estricta de reglas para la supervisión de las firmas financieras y de valores como una forma para asegurar la estabilidad en los mercados globales.

"El caos no es creado durante períodos de contracción económica. Por el contrario, se produce en medio de expansiones considerables", expresó.

El ex ejecutivo de FleetBoston Corp no comentó la decisión que tomó este miércoles el Banco Central de Brasil, de elevar su tasa Selic por primera vez en 19 meses para prevenir la inflación.

El Comité de Política Monetaria del banco, que Meirelles preside, elevó el Selic en 0,75 puntos base a 9,5%. Un punto base es la centésima parte de un punto porcentual.

Meirelles explicó que la decisión reciente del banco central de comprar dólares en el mercado de divisas al contado tiene por objetivo remover el exceso de liquidez de divisas extranjeras y no fijar un piso o un techo para la divisa.