Sao Paulo. El desempleo en Brasil aumentó en febrero, alejándose aún más de los mínimos históricos del año pasado, en una señal de que la mayor economía de Latinoamérica se está enfriando tras el fuerte crecimiento visto en el 2010.

El mayor desempleo podría aliviar la presión sobre el Banco Central para que eleve la tasa de interés, que es una de las más altas del mundo y que apunta a contener la inflación, que está cerca del techo de la meta del Gobierno.

La tasa de desempleo subió al 6,4% en febrero, en línea con lo previsto por el mercado, desde un 6,1% en enero, dijo este jueves el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Los economistas esperaban que la desocupación aumentara al 6,4%, según la mediana de los pronósticos de un sondeo de Reuters, cuyas estimaciones fluctuaron entre un 6,2% y un 7%.

Los rendimientos de los contratos futuros de la tasa de interés se mantenían casi sin cambios durante los primeros negocios. El rendimiento del contrato para enero del 2013, entre los más transados tras la apertura, permanecía plano, a un 12,78%, durante la mañana.

La inflación en Brasil se está acercando al tope de la meta del gobierno, establecida en un 4,5% anual este año, con una tolerancia de dos puntos porcentuales hacia arriba o abajo.

En el año hasta mediados de marzo, la inflación llegó a un 6,13%, su mayor nivel desde noviembre del 2008, según datos divulgados este miércoles.

La nueva presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, afirma que su Gobierno no permitirá que los precios al consumidor suban fuera de control, en un país donde el electorado aún recuerda la hiperinflación de décadas pasadas.

No obstante, el Banco Central reconoció que la inflación se mantendrá alta durante gran parte del año. El presidente de la autoridad monetaria, Alexandre Tombini, dijo esta semana que los brasileños necesitan ser "pacientes" para que recientes medidas de endurecimiento monetario desaceleren la inflación.

Esas medidas de endurecimiento incluyen el aumento de la tasa de interés en un punto porcentual este año, a un 11,75% desde un 10,75%.

Crecimiento económico. En diciembre, las autoridades también decidieron hacer que los bancos mantengan un mayor porcentaje de dinero en sus depósitos en vez de otorgarlo en préstamo, con la finalidad de reducir el crédito.

El año pasado, un ajustado mercado laboral llevó la tasa de desempleo a un mínimo nivel histórico de un 5,3% en diciembre.

Los mayores salarios alimentaron la demanda de los consumidores, lo que llevó a la economía local a crecer a su mayor ritmo en 24 años y a alcanzar un 7,5% anual, con una inflación del 5,91%, su máximo nivel en seis años.

El mes pasado, el número de brasileños con empleo en seis grandes áreas metropolitanas estudiadas subió un 0,5%, a 22,184 millones de personas, y registró un avance del 2,4% interanual, dijo el IBGE.

El porcentaje de personas que buscó trabajo sin conseguirlo subió un 6 por ciento en febrero frente a enero, a 1,508 millones de personas. El número cayó un 12,4% en la comparación interanual.

Los salarios reales, a los que se descuenta el efecto de la inflación, cayeron un 0,5% mensual en febrero a 1.540,30 reales (US$928 dólares), pero subieron un 3,7% frente al mismo mes del 2010.