Río de Janeiro. La tasa de desempleo en Brasil se situó en el 12,4% de la población económicamente activa en el trimestre finalizado en junio pasado, cifra ligeramente inferior al 12,7% del trimestre concluido en mayo, y fue equivalente a unos 13 millones de personas, informó este martes el gobierno.

El estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) dio a conocer que el desempleo en Brasil también se redujo en comparación con el mismo trimestre del año anterior, cuando fue del 13%.

El número de personas desocupadas se redujo tanto en la comparación con el trimestre finalizado en mayo, como frente al mismo período del año pasado, cuando había 13,5 millones de personas sin empleo.

Según el IBGE, la reducción del desempleo no ha sido por la creación de puestos de trabajo formales, pero sí por la generación de empleos informales.

La población ocupada en el trimestre comprendido entre abril y junio fue de 91,2 millones de personas, un 0,7% más (657.000 personas) que en el trimestre anterior.

El trabajo informal (personas sin un contrato de trabajo) creció 2,6% en comparación con el trimestre finalizado en mayo, lo que significó 276.000 personas más,

Con relación al mismo trimestre de 2017, también registró un aumento del 1,1%, lo que significó más de 1 millón de personas respecto a un año atrás.

El número de brasileños fuera del mercado laboral también aumentó frente a junio, cuando eran 65,6 millones de personas, con un avance de 774.000 personas o un 1,2% respecto al trimestre anterior.

El trabajo informal (personas sin un contrato de trabajo) creció 2,6% en comparación con el trimestre finalizado en mayo, lo que significó 276.000 personas más,

Respecto a junio de 2017, este indicador subió un 3,5% (367.000 personas).

En contra parte, el número de trabajadores con contrato formal bajó un 0,2% en comparación con el trimestre finalizado en mayo y un 1,5% respecto a un año atrás.

Según el IBGE, el ingreso promedio en Brasil en el trimestre abril-junio fue de 2.198 reales (unos US$585), monto estable en comparación con los tres meses anteriores y con el mismo período del año pasado.

El desempleo en Brasil subió en los últimos años como consecuencia de la grave crisis económica que sufrió el país entre 2015 y 2016, que llegó a un récord de 14,2 millones de personas o el 13,7% de la población activa en abril de 2017.

El elevado índice de desempleo es uno de los motivos que frena una mayor recuperación económica al haber un menor consumo interno, uno de los principales motores de la economía del país.

Las previsiones para el presente año tanto del gobierno, como del mercado financiero y del Banco Central, son que la economía brasileña se expanda entre un 1,5% y un 1,6%.