Ciudad de México. La tasa de desocupación nacional durante junio se ubicó en 4.4 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA), lo que significa que poco más de dos millones 288 mil personas, pese a buscar empleo activamente, no lo encontraron, proporción menor a la registrada en el mismo mes de 2014 cuando llegó a 4.8 por ciento, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con los especialistas, la reducción de la tasa de desempleo durante el sexto mes del año se deriva de que las empresas que operan en el país crearon posiciones laborales para soportar la demanda que detona el verano así como para para responder al ejercicio de presupuesto que llevan a cabo las dependencias públicas en el segundo semestre.

"Pero se trata de empleos con compensaciones que impiden a las personas tener los ingresos suficientes para salir de la pobreza pues ésta se ha incrementado en los últimos dos años”, indicó José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

En su opinión, uno de los factores que refleja que las posiciones laborales que se están generando tienen bajas remuneraciones es que 20.1 por ciento de los desocupados en junio no contaba con estudios completos de secundaria, en tanto que los de mayor nivel de instrucción representaron el 79.9 por ciento.

"El hecho de que los más profesionistas preparados sufran de mayor desempleo indica que no encuentran oportunidades laborales acordes a sus capacidades…Y en el país cada mes se incrementa la cantidad de personas que ganan hasta tres salarios mínimos, lo que significa que sólo se están generando puestos operativos”.

Por género, la tasa de desocupación en los hombres disminuyó de 4.8 a 4.0 por ciento entre junio de 2014 y el mismo mes de 2015, y la de las mujeres pasó de 4.9 a 5.0 por ciento en igual lapso. Los datos desestacionalizados muestran que en junio del presente año la tasa de desocupación alcanzó 4.4 por ciento, tasa similar a la del mes previo.

La población ocupada alcanzó 95.6 por ciento de la Población Economicamente Activa  en el sexto mes de este año.

Del total de personas que cuenta con empleo, 67.3 por ciento opera como trabajador subordinado y remunerado; 22.9 por ciento trabaja de manera independiente o por su cuenta sin contratar empleados, 5.5 por ciento se desempeña en los negocios o en las parcelas familiares, contribuyendo de manera directa a los procesos productivos pero sin un acuerdo de remuneración monetaria, y finalmente 4.3 por ciento son patrones o empleadores.