La desocupación alcanzó un piso en el último trimestre de 2009, pero incrementó sus registros de desempleo durante el primer cuarto del año.

Detrás del mayor registro de desocupación se encuentra una caída de los puestos de trabajo y una mayor oferta de empleo.

Según los datos difundidos este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el desempleo se mantuvo estable en febrero, en 7,5% de la población económicamente activa, cerrando el trimestre en un registro de 7,4%, (6,6% al cierre del trimestre previo).

El empleo, por su parte, registró un importante incremento en marzo, ubicándose en 60% de la población en edad de trabajar, niveles máximos en la comparación histórica, similares a los de noviembre de 2008. Sin embargo, en el promedio de los primeros tres meses del año, la población ocupada se redujo de 59,2% a 58,6%.

Por su parte, la oferta de trabajo registró un incremento desde 62,9% a 64,9%. Al igual que en el caso de la demanda, el número de trabajadores y postulantes pasó de 63,4% a 63,2% de la población en edad de trabajar, durante el primer trimestre del año.