La desigualdad se mantuvo en Chile, uno de los países donde más fuerte se vive esta situación, aunque la pobreza disminuyó, según la última encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) 2013, que dio a conocer la ministra de Desarrollo Social, María Fernanda Villegas.

Según las cifras entregadas por Villegas en la tarde de este sábado, aunque con un atraso de seis meses, el 14,4 % de los chilenos vive en situación de pobreza por ingresos, mientras un 4,5 % lo hace en la extrema pobreza.

"Hay una disminución en la pobreza pero no se aprecian cambios significativos en la desigualdad", puntualizó la ministra.

Indicó que la pobreza por ingresos es la manera en que Chile acostumbra a medir la pobreza, pero actualizando la medición a los niveles de vida y necesidades de la población en el Chile de hoy, de modo de imponerse estándares más exigentes de lo que se considera un mínimo nivel de vida aceptable para los chilenos.

Explicó que en el sondeo de la Casen 2013 se utilizaron nuevos elementos de medición con un análisis que distingue carencias en educación, salud, trabajo, seguridad social y vivienda, donde la pobreza multidimensional alcanzó un 20,4 %

En esta línea señaló que la medición multidimensional reconoce que el bienestar, las necesidades y la situación de pobreza de los chilenos no sólo depende de contar con los ingresos suficientes para adquirir una canasta básica, sino que también depende de la satisfacción de sus necesidades y ejercicio de derecho en las áreas de educación, salud, trabajo y seguridad social y vivienda.

El estudio también señala que el 5,5 % de los chilenos se encuentra en situación de pobreza por ingresos y multidimensional.

"Si bien la nueva metodología de medición de pobreza tiene efectos en el nivel de pobreza, se confirma que esta se mantiene a la baja, como viene ocurriendo desde 1990, independiente del método que se utilice para medirla", precisó.

Añadió que el sondeo "confirma además un dato que ya sabemos, nuestro país presenta altas y persistentes tasas de desigualdad e ingresos".

La ministra afirmó que si se considera el método utilizado con la medición anterior para la Casen, difundida el 20 de julio de 2012, la pobreza cayó al 7,8 %.

Asimismo, la pobreza extrema decreció hasta 2,5 %. "Estos resultados confirman la misma tendencia a la baja que la demostrada con la nueva metodología", precisó Villegas.

Señaló que la anterior metodología consideraba para la extrema pobreza un ingreso igual o inferior a los 39.725 pesos (unos 63 dólares) mientras la actual considera que una persona se encuentra bajo esta condición cuando tiene igual o inferior ingreso de 91.274 pesos (unos 146 dólares).

La ministra agregó que en el caso de la línea de pobreza bajo la metodología tradicional se consideraba un ingreso igual o inferior a 66.084 pesos (unos 105 dólares), mientras que con la nueva metodología se considera un monto igual o inferior a 136.911 pesos (unos 136 dólares).

El sondeo, que se realiza desde 1987, se había desvirtuado después de que en la anterior Administración de Sebastián Piñera se reconociera que algunas cifras fueron adulteradas.

De hecho, por esa causa la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) decidió evaluar la ayuda que prestaba en la elaboración de la Casen.

La encuesta Casen sirve de base para determinar las políticas sociales de los Gobiernos hacia los sectores de menores ingresos. Se aplica a unos 71.500 hogares del país, distribuidos en unos 335 municipios y su margen de error es de un 0,3 %.