Lima. La desigualdad y la pobreza son aún los dos principales obstáculos para expandir la educación de calidad en Latinoamérica, a pesar del crecimiento económico de la región en la última década, según un informe de la Unesco presentado hoy en Lima, de cara a una reunión ministerial el 30 y 31 de octubre.

El director regional de Educación de la Unesco, Jorge Sequeira, anunció las conclusiones de un informe de la organización que se debatirán en la reunión de finales de este mes, donde participarán ministros y representantes de 40 países del continente.

El documento destacó que el progreso y desarrollo económico de Latinoamérica desde el año 2000 se tradujo en un aumento leve del gasto público en educación, de 4,38% del producto interno bruto (PIB) en 2000 a 4,9% en 2012, "aunque más por una expansión del gasto fiscal que por dar una mayor prioridad a la educación dentro del gasto público".

"Es probable que este mayor gasto se deba también a una expansión del servicio educacional, dado que, el nivel proporcional de gasto público por alumno tendió a mantenerse en primaria y secundaria, pero cayó significativamente en educación superior", al pasar del 38% del PIB por habitante en 2000 al 27% en 2012, resaltó el informe.

Además, la Unesco determinó que la persistencia de "elevados niveles de inequidad y pobreza, así como la alta proporción de población residiendo en zonas rurales, ofrecen dificultades adicionales a la expansión" de la educación en Latinoamérica y el Caribe.

No obstante, el organismo afirmó que los "acelerados cambios demográficos", que han reducido la población infantil de algunos países a causa de una menor natalidad, constituyen "una inapreciable oportunidad para la expansión educativa, especialmente en la enseñanza secundaria".

Las conclusiones del debate servirán de eje para las conversaciones de la reunión ministerial llamada "Educación para Todos en América Latina y el Caribe: balance y desafíos post 2015", y organizada por la Unesco y el ministerio de Educación de Perú, cuyo objetivo es repasar el avance en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y los objetivos establecidos en el programa "Educación para Todos" (EPT).

Los países participantes suscribirán el viernes la declaración de Lima, que recogerá la visión regional y sus prioridades sobre la agenda educativa posterior a 2015.

También se firmará una hoja de ruta para el diseño, implementación y seguimiento de la futura agenda educacional, que se debatirá en el "Foro Mundial de Educación", a celebrarse del 19 al 22 de mayo del próximo año en Corea del Sur.

Durante el encuentro de ministros se celebrarán reuniones bilaterales para concretar alianzas estratégicas, como las que Perú realizará con los representantes ministeriales de México, Chile, Colombia y Ecuador, entre otros países.