Bogotá. El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dio motivos para preocuparse la semana pasada al decir que el país tiene capacidad para un mayor endeudamiento conforme declinan los ingresos petroleros. La declaración, que llega antes de que el gobierno de a conocer el viernes una actualización de su plan de financiamiento, alimenta la especulación de que Colombia impulsará las ventas de deuda local al mayor nivel en por lo menos 15 años.

La inminente abundancia y el temor a que las finanzas del país se deterioren han hecho que los costos crediticios colombianos aumenten al nivel más alto en cinco meses. Colombia, el 17 por ciento de cuyos ingresos depende de las exportaciones de petróleo, tendrá un aumento del déficit presupuestario al punto más alto seis años, 3,5 por ciento del producto interno bruto en 2016, según Credicorp Capital.

“No hay muchas alternativas más al incremento de la venta de bonos” el año próximo, dijo por teléfono desde Bogotá Francisco Chaves, analista jefe de la firma operadora Corredores Davivienda.

El Ministerio de Hacienda no contestó un correo electrónico en el cual se le solicitaban declaraciones sobre los planes de emisión de bonos.

Los rendimientos de los bonos en pesos de referencia de Colombia con vencimiento en 2014 han trepado 0,17 puntos porcentuales, a 7,11 por ciento, desde que Cárdenas dijera el 2 de junio que el país puede aumentar su endeudamiento en los próximos cuatro años. Es cuatro veces el incremento promedio de los rendimientos de los países de mercados emergentes.

Colombia ya planea vender 31,75 billones de pesos (US$12.600 millones) de deuda este año en el mercado local, que sería la mayor cantidad desde por lo menos 2001, el último año del cual el Ministerio de Hacienda tiene datos en su sitio web.

‘Muy simple’. El gobierno podría aumentar las ventas de deuda local unos 5 billones de pesos en 2016, según Munir Jalil, analista jefe de la filial colombiana de Citigroup Inc. También podría incrementar la emisión de este año unos 4 billones de pesos, dijo.

“La cuenta es muy simple”, dijo Jalil por teléfono desde Bogotá. “El objetivo de recaudación impositiva corre peligro, y si no se cubre la brecha con impuestos o una mayor reducción del gasto, se tiene que emitir más”.

El viceministro de Hacienda, Andrés Escobar, ya dijo en mayo que, debido a un debilitamiento de la economía, el déficit presupuestario de 2015 será “algo mayor” que el 2,8 por ciento del PIB que el gobierno estimó en diciembre.

Colombia también actualizará el viernes su pronóstico a largo plazo sobre el petróleo, que es probable que baje de la estimación de US$97 por barril que había hecho en 2014. El crudo Brent se negociaba el jueves a US$64,61 por barril.