Quito. La deuda consolidada de Ecuador (sin contabilizar deuda interna con entidades públicas) aumentó en un año US$5.829 millones. Esto es 5,3% del Producto Interno Bruto (PIB) entre enero y diciembre del 2017. Así la cifra creció de US$26.810 millones (27,2%) a US$32.639 millones (32,5%), según las cifras del Ministerio de Finanzas, que publicó las cifras de deuda a diciembre del 2017.

Este crecimiento da cuenta de un endeudamiento agresivo, que le llevaría al Gobierno a alcanzar el techo de 40% en poco tiempo.

De esta manera, la reforma legal que hizo el Gobierno anterior en octubre del 2016 para darse más espacio para el endeudamiento y que consistía en solo contabilizar la deuda externa y la interna con privados, pero no con entidades públicas, también le va quedando corta al actual Gobierno, que acaba de emitir US$3.000 millones más en bonos.

Para Alberto Acosta Burneo, editor de Análisis Semanal, a pesar de la gimnasia financiera que representó el decreto ejecutivo, si el ritmo continúa de la misma manera, el Gobierno tendría que recurrir a una nueva reforma legal este año para subir ese techo mencionado.

Sostuvo además que el Gobierno prevé requerir alrededor de US$31.500 millones de financiamiento en los próximos cuatro años. Se trata de una trayectoria insostenible. Advierte, también, que para el sector empresarial representaría un riesgo de que en algún momento se paralice el financiamiento y, esto se traduzca en atrasos de los pagos a proveedores.

En la última entrevista que dio el presidente Lenín Moreno a periodistas de diversos medios reconoció que la deuda y contingentes del país estarían ya en US$60.000 millones.

Pese a la declaración, de acuerdo con Fausto Ortiz, exministro de Finanzas, el Gobierno no actúa en consecuencia a estas cifras.

Explicó que la deuda pública total ya supera el 40% y consideró que el Gobierno debería buscar reducir el gasto fiscal para bajar el déficit.

Para Ortiz, los gastos están desbordados desde hace mucho tiempo y por ello el déficit terminó en 6% del PIB cuando el Gobierno había asegurado que lo haría en 4,7%.

Acosta también mencionó que el servicio de la deuda crece de manera importante y que en 2020 estaría en 7,2% del PIB.

A finales de año, la caja fiscal estuvo baja, y el Gobierno tomó recursos de la Cuenta de la Ley de Solidaridad.

Ayer el Pleno de la Asamblea no trató el pedido para que comparezca el ministro de Finanzas, Carlos de la Torre, para que explique las razones por las cuales tomó US$300 millones de la cuenta de la Reconstrucción de Manabí y Esmeraldas y los destinó a otros fines.